Guerra en Ucrania: el difícil camino hacia los corredores humanitarios en Irpin

En los suburbios de Kiev, al noroeste de la capital, en Irpin y Boucha, continuaron los combates de gran intensidad el jueves 10 de marzo, así como en la ciudad vecina de Hostomel. Los residentes siguen huyendo a través de uno de los «corredores humanitarios».

Por Pierre Olivier, enviado especial de RFI a Irpin

Haciendo equilibrios sobre tablones inestables y escombros, decenas de personas cruzan el Irpin, el río que da nombre a la ciudad. Antes había un puente aquí, pero fue bombardeado por los ucranianos. «Es para que las tropas rusas no puedan acercarse a Kiev», dicen.



El paso está asegurado por soldados. Con las armas colgadas al hombro, llevan camillas en las que yacen ancianos aturdidos, congelados. El viento es helado.

Un joven soldado observa los alrededores. «Cada día pasan por aquí 1.000 o 2.000 personas, depende… Si no hay mucho bombardeo, es más tranquilo, si cae mucho, la gente acude en masa. Pero los ancianos no quieren abandonar Irpin», explica.

Cada día pasan por aquí 1.000 o 2.000 personas, depende... Si no hay mucho bombardeo, es más tranquilo, si cae mucho, la gente acude en masa. Pero los ancianos no quieren abandonar Irpin", explica un soldado.
Cada día pasan por aquí 1.000 o 2.000 personas, depende… Si no hay mucho bombardeo, es más tranquilo, si cae mucho, la gente acude en masa. Pero los ancianos no quieren abandonar Irpin», explica un soldado. © RFI/Bertrand Haeckler

«Sin cobertura, sin agua, sin comida, sin vida»

A unos kilómetros de distancia, suenan enormes estruendo, pero ya nadie se sobresalta. Con una gran maleta en la mano y varias capas de suéteres encima, este hombre ha huido de la ciudad: «En la calle Pouskinska, en Irpin, hay coches quemados, cuerpos sin vida, casas explotadas.

«En Boucha es un infierno», dice este hombre de unos treinta años. Su mujer completa el cuadro. «No hay cobertura para comunicarse, ni agua, ni comida, ni vida», se lamenta.

Sin una cobertura, y con las prisas por salir, es difícil encontrar a tus seres queridos. Esta mujer nos pide que emitamos un mensaje si su hijo llega a escucharla: «No tengo noticias de mi pequeño. Me llamo Roxana, vivo en Boucha, nací en San Petersburgo. Vamos a Kiev. Soy rusa, pero ahora no me siento rusa en absoluto», exclama.

Los habitantes tuvieron que cruzar el río a pie entre los escombros antes de ser trasladados en ambulancias y autobuses a Kiev.
Los habitantes tuvieron que cruzar el río a pie entre los escombros antes de ser trasladados en ambulancias y autobuses a Kiev. © RFI/Bertrand Haeckler

Las dificultades de acceso al corredor de evacuación

Una vez que han cruzado el río, los refugiados todavía tienen que cargar con su pesado equipaje durante unos 100 metros antes de subir a los autobuses requisados. Pero todavía tienen que ser capaces de llegar a este corredor humanitario.

«Cada 150 metros, hay puestos de control, controlan los pasaportes, ¡es muy largo! Ayer intentamos salir de la ciudad en coche, pero unos hombres armados nos dijeron que nos iban a disparar, porque no se nos permite huir en coche», dice un refugiado.

Esta vía de escape no está abierta todo el tiempo. Depende de los combates, pero también del momento. Se cierra antes del anochecer, explica este soldado: «Las bombas caen todo el tiempo. Pero con la oscuridad, se vuelve aún más peligroso. Y para nosotros, lo más importante es evacuar al mayor número de personas posible, pero siempre con seguridad», advierte.

En cuanto termine el toque de queda a las 8 de la mañana, se reanudarán las evacuaciones en Irpin y Boucha. También el flujo de nuevos refugiados a los que los combates de la noche han convencido de dejar todo atrás.

Radio Francia Internacional