Ibo Blazicevic: “La Cumbre para la Reactivación definió que el desarrollo productivo sea complementario, sustentable y diverso”

En un nuevo episodio del espacio digital “De Frente con Oscar Ortiz”, Ibo Blazicevic habló sobre la realización de la Cumbre para la Reactivación Económica en Bolivia, el análisis de las principales conclusiones, el impacto de la crisis sanitaria y la proyección de la economía nacional.



Fuente: Publico.bo

Blazicevic es presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), entidad que ha sido actor principal de la Cumbre.

“Bolivia ha atravesado la peor crisis de los últimos 70 años. El PIB ha caído a menos 8 puntos. En la industria aún más porque es procíclica. Después se dio una pequeña y lenta recuperación, insuficiente, con rubros no recuperados. De ahí que decidimos hacer la Cumbre con la participación de otros actores, como los pequeños productores. En total han sido 1.100 participantes, 120 asociaciones productivas de todo el país, 36 instituciones gremiales de los 9 departamentos, 21 embajadas y 120 representantes de la cooperación internacional, 50 representantes de las academias y los ministerios”, precisó.

El presidente de la CNI dijo que en el encuentro se dio “una gran cantidad de coincidencias, resumidas en tres ejes: el desarrollo del sector productivo debe ser complementario, sustentable y diverso”.

“Desarrollamos 9 pilares: la lucha contra el contrabando, la formalización a través de la simplificación y la facilitación de la burocracia estatal, la regulación normativa equitativa y fácil de cumplir, modernizar y profundizar el acceso al crédito, desarrollo productivo con alianzas público-privadas, integrar a los productores de todo el país con la perspectiva de exportar, nuevas formas de producción, políticas de digitalización e innovación, y cambio de la matriz energética para la sustitución de importaciones”, indicó.

Blazicevic dijo que hay “un grupo de economistas trabajando en profundizar estos pilares y en dos semanas estará listo un documento de propuesta de política productiva para Bolivia, de corto, mediano y largo plazo”.

El dirigente empresarial remarcó que la crisis sanitaria ha tenido “un impacto importantísimo en las cadenas de suministro, en la crisis de contenedores, encareciendo la producción nacional. También hay efectos por la agresión de Rusia a Ucrania, en el precio del trigo y de los carburantes”.

“Hay necesidad de un diálogo con el gobierno, que en vez de subvencionar el trigo que se importa de Argentina debería impulsar incentivos a la producción boliviana”, opinó.

El presidente de la CNI señaló que en los últimos años se han perdido casi 400.000 empleos formales, recomendando “bajar el alto costo de la formalidad”.

En el balance, Oscar Ortiz destacó “la preocupación en el sector empresarial por la recuperación insuficiente, las consecuencias económicas de la pandemia y la crisis logística internacional”, enfatizando que “el gobierno debe cambiar de actitud, el Estado y el sector privado deben trabajar conjuntamente para salvar empleos formales, basados en reglas claras”.