Líderes indígenas de nueve países amazónicos se unen para exigir a los gobiernos frenar el extractivismo

“Queremos una mejor vida para nosotros, para nuestros territorios, para la selva, pero también queremos convivir con la sociedad de nuestros países y pedirle al mundo que nos ayude a salvar la Amazonía”, manifestó el coordinador general de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA), Gregorio Mirabal.

FB_IMG_1647471921864
Encuentro de pueblos indígenas en Ecuador. Foto. COICA
 Fue una reunión inédita. Mujeres y hombres representantes de pueblos indígenas de los  nueve países de la cuenca de Amazonas se agruparon en Quito para pedir a los diferentes gobiernos defender la selva amazónica y frenar los planes extractivistas.
“Queremos una mejor vida para nosotros, para nuestros territorios, para la selva, pero también queremos convivir con la sociedad de nuestros países y pedirle al mundo que nos ayude a salvar la Amazonía”, manifestó el coordinador general de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA), Gregorio Mirabal.
El líder indígena ratificó que los pueblos amazónicos mantienen una permanente resistencia y lucha contra la criminalización, las operaciones extractivistas como la minería y “sobre todo la muerte de nuestros hermanos y la madre naturaleza, por lo que hacemos el llamado a nuestro gobiernos a que cumplan las leyes, sus constituciones y que se haga realidad la letra (…) Hacemos el llamado al dialogo y que hagan realidad todas sus promesas electorales”.
Este encuentro se desarrolló ayer en la Casa de la Cultura Ecuatoriana y conmemorando los 38 años de fundación de COICA. Participaron representantes de más de 500 pueblos y nacionalidades indígenas repartidos por los nueve países que conforman esta región selvática, entre ellos Bolivia, donde también se denuncia la intensificación de las operaciones mineras y su impacto en la salud y medio ambiente.
“Hacemos énfasis en lo que está pasando en la Amazonía ecuatoriana: la amenaza permanente del extractivismo por parte de petroleras, mineras, hidroeléctricas”, denunció  por su parte el representante del país anfitrión, el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae), Marlon Vargas.
En conferencia de prensa, todos los representantes manifestaron la vigencia de la demanda a todo el mundo al 2025 de proteger el 80 % del territorio amazónico para garantizar la continuidad de las actuales y futuras generaciones.
Ángela Caxuyana, representante de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasilera (COIAB) también ratificó que los pueblos indígenas de Brasil enfrentan permanentes amenazas en sus territorios a causa de grandes actividades extractivistas. “No estamos defendiendo solo la vida en nuestros territorios, sino la de la humanidad entera”, dijo.
Y es que recientemente, la administración de Jair Bolsonaro aprobó un cuestionado paquete de decretos en lo que se permite ampliar la extracción de oro en la región amazónica. Uno de ellos tiene que ver con la creación de un programa para apoyar e impulsar la minería artesanal.
“Queremos ratificar nuestro compromiso de lucha. En estos 38 años de vida y resistencia de  la COICA no solo fue de celebraciones, sino de asesinatos de nuestros dirigentes en sus territorios. Por eso ratificamos nuestro compromiso de lucha para salvar la selva y que la selva nos salve la vida. No tenemos opciones, únicamente luchar y cambiar este modelo de vida”, dijo por su parte el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), Leonidas Iza.