Los cancilleres de Rusia y Ucrania se reunieron por primera vez desde el inicio de la invasión: no hubo avances para un alto el fuego

Serguéi Lavrov y Dmytro Kuleba dialogaron en la ciudad de Antalya para buscar una solución diplomática a la guerra desatada por Putin que ya le costó la vida a miles de civiles ucranianos

 

Los ministros de Exteriores de Rusia y Ucrania, Serguéi Lavrov y Dmytro Kuleba, se reúnen en Antalya



Fuente: infobae.com

El primer encuentro entre los cancilleres de Rusia, Serguéi Lavrov, y de Ucrania, Dmytro Kuleba, se realizó este jueves en Antalya, Turquía, sin resultados positivos.

El funcionario ucraniano fue claro al finalizar la reunión: “No hubo avances para un alto el fuego”, se lamentó Kuleba, que tildó de “difícil” el diálogo que llevó adelante por casi una hora, con la mediación de su par turco Mevlüt Cavusoglu.

He venido con un propósito humanitario para salir de la reunión con la decisión de mantener un corredor humanitario. Lamentablemente, el ministro Lavrov no estaba en condiciones de comprometerse a ello, pero mantendrá correspondencia con las autoridades respectivas”, agregó el funcionario ucraniano.

El ministro dijo que la reunión “había sido fácil y difícil a la vez”, al mantener Lavrov “su habitual discurso sobre Ucrania”, y subrayó que su propio propósito en la entrevista había sido humanitario.

“El lugar más crítico es ahora Mariúpol, bombardeada desde el aire y con artillería. Vine aquí para conseguir un pasillo humanitario que permita a los civiles que lo deseen huir de la ciudad y para llevar ayuda humanitaria”, dijo Kuleba.

“También hablamos de un alto el fuego de 24 horas para resolver los asuntos humanitarios más urgentes. No hemos hecho progresos, porque al parecer en Rusia hay otras personas que deciden eso”, dijo el diplomático.

“Creo que cuando dos ministros de Exteriores se encuentran, tienen un mandato de negociar, por habérseles sido confiado por sus dirigentes, su Parlamento, y estoy dispuesto a avanzar en esto para poner fin al sufrimiento de civiles y permitir salirles de las zonas ocupadas por las fuerzas rusas”, dijo Kuleba.

La mesa de negociaciones de Antalya: el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu; el de Rusia, Serguei Lavrov; y el de Ucrania, Dmytro Kuleba (Turkish Foreign Ministry/Handout via REUTERS)

La mesa de negociaciones de Antalya: el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu; el de Rusia, Serguei Lavrov; y el de Ucrania, Dmytro Kuleba (Turkish Foreign Ministry/Handout via REUTERS)

Lavrov cerró la puerta a nuevas reuniones

El enviado de Putin no aportó mucho a las negociaciones en Antalya. Se limitó a asegurar que Rusia quiere seguir dialogando con Ucrania y tuvo una respuesta que trató de mitigar el repudio internacional al ataque contra la maternidad de Mariupol que dejó al menos tres muertes este miércoles: aseguró que allí funcionaba un centro de actividades de “nacionalistas ucranianos”.

Luego se limitó a criticar a Europa y los Estados Unidos y dijo que “cualquier dependencia futura de Occidente, (porque) sabemos que nos traicionará de nuevo, como traiciona sus propios valores”.

Y finalmente dinamitó la iniciativa turca de mantener una reunión entre cancilleres al sostener que el único formato posible para entablar conversaciones con Ucrania son los encuentros en Bielorrusia.

De frente, Serguei Lavrov, canciller ruso. De espaldas, Dmytro Kuleba, de Ucrania (Turkish Foreign Ministry/Handout via REUTERS)

De frente, Serguei Lavrov, canciller ruso. De espaldas, Dmytro Kuleba, de Ucrania (Turkish Foreign Ministry/Handout via REUTERS)

La ilusión de Turquía

Los funcionarios habían llegado a la ciudad para celebrar este jueves el primer encuentro de alto nivel desde el inicio de la invasión ordenada por Putin el 24 de febrero.

Antes del encuentro, el ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlüt Cavusoglu, conversó por separado con sus dos homólogos, que llegaron a Antalya el miércoles y se alojan en hoteles diferentes.

Primero recibió a Kuleba, sonriente, que le saludó con un caluroso abrazo, y después a Lavrov, que mostró un semblante serio.

Kuleba quiso expresar su agradecimiento a los turcos y su ministerio explicó que se insistirá en “tres puntos claves” durante la negociación con Rusia: “Un alto el fuego permanente, una mejora de la situación humanitaria en Mariúpol, Járkov, Sumy, Volnovaja y otras ciudades ucranianas, y una retirada de las tropas rusas del territorio de Ucrania”.

El presidente del país anfitrión, Recep Tayyip Erdogan, quien ha intentado mediar en el conflicto, destacó que su país “puede hablar al mismo tiempo con Ucrania y Rusia”.

“Nosotros trabajamos para evitar que la crisis se convierta en tragedia”, dijo Erdogan. Por el momento, la intransigencia de Lavrov indica que el camino para evitar eso será muy complicado