«Masacre escolar»: las amenazas anónimas contra tres colegios de Chile que ponen en alerta a las autoridades

Los mensajes advierten que el 4 de abril se realizarán ataques armados contra la comunidad educativa, en tres regiones distintas del país.
"Masacre escolar": las amenazas anónimas contra tres colegios de Chile que ponen en alerta a las autoridades

Las autoridades de Chile intentan establecer el origen de las amenazas recibidas en tres colegios secundarios, en los que personas no identificadas prometen causar una «masacre escolar» contra alumnos y profesores, informó el periódico local El Día.

El primer mensaje llegó este lunes al Liceo de Quinta Normal Benjamín Franklin, de la Región Metropolitana. Se trató de un video que circuló por Youtube, en el que una persona con la máscara del conspirador inglés Guy Fawkes, hoy relacionada a la organización ‘hacker’ antisistema Anonymous, advierte a la comunidad educativa que el 4 de abril próximo asesinará a alumnos y docentes de la institución.

«Tomaremos venganza, eliminaremos sala por sala, no importa quién. Somos muchos, no intenten salvarse. Espero estén preparados para una masacre escolar«, dice una voz en el video, aunque no se identifica ni señala las causas de su amenaza.



Tras la publicación y difusión en varios medios y redes sociales, los directivos del colegio decidieron suspender las clases, para participar, junto a docentes y asistentes de la educación, a «una jornada de trabajo y reflexión para construir colaborativamente estrategias para abordar los casos de violencia, y el desarrollo propuestas que busquen restablecer un clima de convivencia adecuado para el desarrollo del aprendizaje», dice el comunicado.

El segundo caso ocurrió este martes contra el Liceo Armando Robles de Valdivia, y es muy similar al anterior.

«Hemos decidido acabar con el sufrimiento de todos, ya no se tendrán que preocupar por su futuro o por si estarán bien», dice un sujeto que también esconde su rostro detrás de la máscara de Anonymous.

En el mensaje, la persona, que dice ser alumno desde hace seis años, pronuncia una serie de disconformidades con la institución: «Nos vamos a tolerar ninguna falta más de respeto y menos de responsabilidades de que pillen mierda de ratón por todo el instituto, malas alimentaciones, educaciones, amenazas a los estudiantes y despreocupación de su salud mental», dice. Y se adjudica haber escrito los baños con simbología nazi. «Si quieren detenernos, tendrán que matarnos a todos», continúa.

El Ministerio Público dio la orden a la Sección de Investigaciones Policiales (SIP) de Carabineros, para investigar el origen del video y brindar protección a las víctimas.

Por su parte, la alcaldesa de Valdivia, Carla Amtmann Fecci, señaló «de manera enfática que la broma de amenaza no es broma, sino que es un delito».

Un tercer colegio recibió amenazas del mismo modo, el Liceo Santa Cruz de la ciudad de Victoria, región de La Araucanía. Según anunció la Fiscalía local, la Policía de Investigaciones, unidad de ciber crimen, también está investigando de dónde proviene el material.

Tras el nuevo episodio, el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, se reunió con Patricia Muñoz, titular de la Defensoría de la Niñez, y otras autoridades, para evaluar la situación en los establecimientos.

Al salir, Ávila fue abordado por la prensa y calificó las amenazas como «impresentables»: «Los hechos que estamos viviendo hoy en día son lo suficientemente graves como para ponernos todos a trabajar rápidamente, sin embargo, también queremos reconocer el camino avanzado. En Chile tenemos una política de convivencia escolar desde hace muchos años y que creemos hay que potenciar».

Esta serie de episodios preocupantes ocurre días después de una gran movilización estudiantil realizada el pasado viernes en Santiago, en la que agrupaciones universitarias exigieron un aumento de la Beca de Alimentación de la Educación Superior (BAES), ante la suba del costo de vida. 

Se trató de la primera manifestación de este tipo desde que asumió el poder el presidente Gabriel Boric, exmilitante estudiantil de 36 años. En la jornada, un joven resultó baleado por Carabineros, aunque sin riesgo vital.