Nueva ola de violencia en Colima dejó tres muertos y dos heridos en 24 horas

Este jueves se cumplen 45 días de la ola de violencia que asedia a los habitantes de Colima. Las líneas de investigación señalan al Cártel Jalisco Nueva Generación

Fuente: Infobae

La violencia desatada por grupos internos del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Colima, sigue provocando muertes, principalmente en la zona conurbada de Colima capital y Villa de Álvarez.

La madrugada de este miércoles se reportó el homicidio de un hombre en la Colonia Albarrada. Más tarde, en el municipio de Villa de Álvarez, en la colonia San Isidro un hombre, de 25 años, fue herido de bala.



En esa misma región, en la calle Julio García, cerca de la Avenida San Fernando, una de las más transitadas en la capital del estado, otro sujeto resultó lesionado.

Pero la violencia continúo golpeando a la entidad. En las calles de Nicaragua y República de Perú (en Villa de Álvarez), se registró el hallazgo de dos cuerpos sin vida al interior de una camioneta.

La unidad fue descubierta por vecinos de la zona, quienes refirieron que el hecho provocó terror, pues el vehículo se encontraba cerca de una escuela primaria. Extraoficialmente se ha hablado tres tres cadáveres.

Una riña en el cerise de Colima, desató una pugna entre células delictivas del CJNG (Foto: REUTERS)

La guerra desatada al interior del CJNG ha dejado un saldo de 50 homicidios en enero; 68 en febrero y 66 en lo que lleva marzo. Pese a lo alarmante de las cifras, las acciones de las autoridades sólo han permitido la detención de cuatro personas.

En una improvisada conferencia de prensa, Bryant Alejandro García Ramírez, fiscal general de Colima, ha informado que las 184 víctimas de asesinato en la entidad cuentan con antecedentes por narcomenudeo, asociación delictuosa, delincuencia organizada y algunos de ellos incluso están plenamente identificados como miembros de grupos criminales delictivos.

“Hasta el momento se han detenido a cuatro personas por los diferentes hechos violentos ocurridos en el estado, en donde se sigue trabajando en la integración de las carpetas de investigación para su judicialización”, explicó el funcionario.

Una riña ocurrida el pasado 25 de enero en el Cereso de Colima derivó en una ruptura del CJNG contra la facción de los Mezcales, cuyo bastión se localiza en la colonia homónima. Ese día hubo 12 asesinatos vinculados con la delincuencia organizada en la entidad, nueve de los cuales ocurrieron en el centro carcelario.

Transcurrieron casi dos semanas y la noche del 7 de febrero hubo dos ejecuciones, heridos y balaceras contra casas en la capital como en Villa de Álvarez. Al día siguiente fueron desplegadas las narcomantas que declaraban la guerra liderada por el Cártel Independiente de Colima al mando de José Bernabé Brizuela Meraz, alias la Vaca.

Una de las narcomantas firmadas por el Vaca, ex integrante del CJNG

Durante esa semana se recrudecieron las noches de terror, descuartizados, ejecuciones a pleno día, en la noche o madrugada, lo mismo que balaceras y cierres de negocios y escuelas. Desde entonces identificaron a los enemigos a vencer en el CJNG, los hermanos Aldrin Miguel Jarquín Jarquínel Chaparro y/o Chaparrito; además de José de Jesús Jarquín Jarquínel R32.

Operadores de Brizuela Meraz señalaron que sus antiguos aliados ordenaron ejecutar a la gobernadora Indira Vizcaíno, pero el Cártel Independiente de Colima no accedió para evitar conflictos con las autoridades en un caso de esa magnitud. Aunque previnieron que si ocurría el asesinato se buscaría culpar a sicarios de la Vaca.

En medio de las batallas constantes y la ola de terror arribaron más de mil 500 soldados, además de centenas de agentes de la Semar y la Guardia Nacional para acumular 4 mil 500 efectivos de seguridad. Pero la narcoguerra no cede, pues el nuevo grupo criminal prometió controlar el estado y expulsar a los subordinados a Julio Alberto Castillo RodríguezChorro, yerno del Mencho.

Un día antes de la última visita del presidente López Obrador para mostrar su respaldo a la gobernadora de su partido, la Vaca y el Cártel Independiente de Colima volvieron a insistir en que la batalla era contra el CJNG, sin embargo añadieron la supuesta muerte de su máximo líderOseguera Cervantes.

El grupo delincuencial atribuyó que las cartas enviadas por el Mencho a sus lugartenientes ya no son con la misma letra, tal como le llegaban a José Bernabé Brizuela Meraz. Aunado a las diferencias internas, su separación del CJNG y pugna por el estado habría derivado de no contar con el principal cabecilla al frente del cártel de las cuatro letras.