¿Por qué Moldavia teme ser el próximo objetivo de Vladimir Putin?

Situada a las puertas de Ucrania, Moldavia, al igual que otros Estados vecinos, acoge a los ucranianos que huyen de los bombardeos rusos. Pero este ex satélite de la URSS también vive con el temor de ser el próximo país en la lista de Vladimir Putin.

Con Oriane Verdier, corresponsal especial de RFI en Chisináu, la capital moldava.




 

«Si desaparecemos, Letonia, Lituania y Estonia serán los siguientes. Luego Moldavia, Georgia, Polonia. Y ellos [los rusos] llegarán hasta el Muro de Berlín», advirtió el presidente ucraniano Volodimir Zelenski hace unos días.

El temor al avance de Rusia está creciendo especialmente en Moldavia. En este pequeño país de 2,8 millones de habitantes, situado entre Rumanía y Ucrania, el ejército ruso está presente desde hace 30 años.

Miedo a la guerra

Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, más de 300.000 ucranianos han encontrado refugio en Moldavia. Algunos están de paso y otros se quedan. Según explica nuestra enviada especial Oriane Verdier, hay una gran ayuda mutua entre moldavos y ucranianos, «como un calor de solidaridad». Si bien el país acoge a los refugiados, muchos habitantes se preparan para marcharse. Con la ofensiva rusa en Ucrania, el miedo ha crecido, y algunos afirman que ya hicieron sus maletas.

Los moldavos de más de 30 años ya han vivido la guerra, con el conflicto de 1992 entre la región separatista prorrusa de Transnistria, en el este del país, y el resto de Moldavia. Muchos tienen recuerdos de amigos que murieron, y el miedo a la guerra sigue muy presente en las mentes.

En las puertas de Transnistria, el ambiente es extraño, relata Oriane Verdier: «Me quedé en un pueblo que está en un puesto fronterizo de las fuerzas rusas. Los habitantes de este pueblo sólo tienen acceso a los medios de comunicación rusos y cuando les hablas de la guerra en Ucrania, hablan de una guerra civil dirigida por ucranianos nazis nacionalistas que atacan a su propia población».

Una posición delicada

Si desde el comienzo de la guerra los ucranianos han mostrado su unidad y han resistido a las fuerzas rusas, difícilmente los moldavos harán lo mismo en caso de ataque. Hay 1.500 soldados rusos en Transnistria y 10.000 paramilitares prorrusos, y del lado moldavo, sólo 6.000 soldados. A pesar de todo, algunas personas afirman, con lágrimas en los ojos: «Volveré a tomar las armas porque luché en 1992».

En cuanto a si Transnistria se utiliza como base de retaguardia de las Fuerzas Armadas rusas, es muy difícil saberlo. Algunas fuentes afirman que en el momento del estallido de la guerra en Ucrania se hicieron disparos desde Transnistria, pero el territorio está muy cerrado, por lo que es difícil saber si esto es cierto.

Lo que sí es cierto es que la región no tiene salida al mar y que es difícil conseguir material. Pero todavía hay 22.000 toneladas de munición que están almacenadas desde 1992, aunque no está claro en qué condiciones.

Un Estado neutral

Según Florent Parmentier, profesor del centro de investigación política de Sciences Po (Cevipof), no hay que temer una invasión rusa ahora. «Moldavia es un Estado neutral según el artículo 11 de su Constitución. No parece mucho, pero Rusia reivindicó la neutralidad de Ucrania, así que venir a golpear al único Estado que ha elegido la neutralidad arruinaría un poco más los argumentos de Rusia», afirma el investigador en el periódico Le Progrès.

Philippe Migault, del Centro Europeo de Análisis Estratégico, también considera muy improbable una invasión de Moldavia: «Moldavia tiene el tamaño de Bélgica y es el país más pobre de Europa. ¿Qué sentido tiene ir más allá e invadir Moldavia? No tendría ningún interés estratégico ni económico», sostiene.

Pero para Parmentier, «esto no significa que Moldavia esté protegida porque todo depende de otro factor: el destino de Odesa», una importante ciudad portuaria ucraniana en el Mar Negro, que está cerca de la frontera con Moldavia. «Si Odesa cae, Rusia puede preguntarse qué pasará con Transnistria y querer recuperarla para unir este territorio con el Mar Negro», explica.

Al igual que Ucrania y Georgia, Moldavia solicitó su adhesión a la Unión Europea. Por ello, Transnistria ha vuelto a exigir el reconocimiento de su independencia.

Radio Francia Internacional