Putin y una enseñanza para China: el peligro de un jefe de estado vitalicio

Xi Jinping quedó expuesto al abrazar al autócrata ruso al momento en que lanzó una brutal invasión a Ucrania que aisló a Moscú de la esfera internacional

 

Thomas L. Friedman



Los jefes de estado de Rusia, Vladímir Putin y de China, Xi Jinping, durante una cumbre en el Kremlin en Moscú, el 5 de junio de 2019 (Reuters)
Los jefes de estado de Rusia, Vladímir Putin y de China, Xi Jinping, durante una cumbre en el Kremlin en Moscú, el 5 de junio de 2019 (Reuters)

Los últimos cinco años han sido una clase magistral de política comparada, porque ha sucedido algo que nunca antes habíamos visto al mismo tiempo: Los tres líderes más poderosos del mundo –Vladimir Putin, Xi Jinping y Donald Trump– tomaron cada uno de ellos medidas drásticas para mantenerse en el poder más allá de sus mandatos designados. Uno fracasó. Dos tuvieron éxito. Y ahí está una historia que dice mucho sobre nuestro mundo actual.

Trump fracasó por una razón muy sencilla: las instituciones, las leyes y las normas estadounidenses le obligaron a ceder el poder al final de sus cuatro años -a duras penas-, a pesar tanto de sus esfuerzos por desacreditar los resultados electorales como de haber desatado a sus partidarios para intimidar a los legisladores para que anularan su derrota en las urnas.

A Putin y a Xi les fue mejor, hasta ahora. Sin el apoyo de las instituciones y las normas democráticas, han promulgado nuevas leyes para convertirse en presidentes vitalicios.

Lástima para sus naciones.

El Señor sabe que las democracias tienen sus problemas hoy en día, pero todavía tienen algunas cosas de las que carecen las autocracias: la capacidad de cambiar de rumbo, a menudo cambiando de líderes, y la capacidad de examinar y debatir públicamente ideas alternativas antes de embarcarse en un curso de acción. Esos atributos son especialmente valiosos en una época de aceleración del cambio tecnológico y climático, en la que son escasas las probabilidades de que una persona de casi 60 años -como lo son tanto Putin como Xi– tome cada vez mejores decisiones, cada vez más solo, a medida que envejece.

Sin embargo, Putin consiguió que su Duma en 2020 eliminara los límites de su mandato, permitiéndole presentarse de nuevo a la presidencia en 2024 y la posibilidad de permanecer en el cargo hasta 2036. Y en 2018, Xi indujo a sus legisladores a cambiar la constitución de China y abolir los límites del mandato presidencial por completo, por lo que puede permanecer oficialmente en el cargo para siempre, suponiendo que sea reelegido presidente en la sesión de la Asamblea Popular Nacional de 2023. Y se puede suponer que lo será.

Deng Xiaoping impuso un límite de dos mandatos consecutivos a la presidencia de China en 1982 por una razón: evitar la aparición de otro Mao Zedong, cuyo liderazgo autocrático y culto a la personalidad se combinaron para mantener a China pobre, aislada y a menudo sumida en un caos asesino. Xi se ha saltado ese obstáculo. Se considera indispensable e infalible.

Pero como todos podemos ver claramente, la actuación de Putin en Ucrania es un anuncio andante, parlante y ladrador de los peligros de tener un presidente vitalicio, que se cree indispensable e infalible.

Ucrania es la guerra de Putin, y se equivocó en todo: sobrestimó la fuerza de sus propias fuerzas armadas, subestimó la voluntad de los ucranianos de luchar y morir por su libertad y malinterpretó totalmente la voluntad de Occidente, tanto de los gobiernos como de las empresas, de unirse para apoyar a Ucrania. O bien Putin fue alimentado con tonterías por ayudantes temerosos de decirle la verdad, o bien había crecido tan seguro de su infalibilidad que nunca se cuestionó ni preparó a su gobierno o sociedad para lo que su propio portavoz ha descrito como una guerra económica “sin precedentes” por las sanciones occidentales. Lo único que sabemos con certeza es que ha prohibido toda crítica de los medios de comunicación y ha hecho prácticamente imposible que los rusos le castiguen en las urnas por su bárbara locura.

China es un lugar más serio, ya que ha sacado a unos 800 millones de chinos de la pobreza extrema desde finales de la década de 1970. Y Xi es más serio que Putin. Sin embargo, los peligros de la autocracia se están mostrando. Xi no está dispuesto a realizar una investigación seria sobre cómo surgió el coronavirus, probablemente en Wuhan, o, al menos, a compartir cualquier hallazgo con el mundo, por temor, al parecer, a que hacerlo pueda dar mala imagen a su liderazgo. Su dependencia de una estrategia de bloqueo, y de vacunas chinas que parecen ser menos eficaces que otras vacunas contra la variante Omicron, está poniendo en serio peligro su economía.

Y la apuesta de Xi por una alianza con la Rusia de Putin se ha estropeado rápidamente. Cuando los dos líderes se reunieron el 4 de febrero, en la inauguración de los Juegos Olímpicos en China, emitieron una declaración en la que afirmaban que la “amistad entre los dos estados no tiene límites, no hay áreas ‘prohibidas’ de cooperación”.

El hecho de que Putin aparentemente tomara esa amistad sin límites como una luz verde para invadir Ucrania ha dejado a Xi claramente desconcertado y tambaleándose. China es un gran importador de petróleo, maíz y trigo de Rusia y Ucrania, por lo que la invasión rusa ha elevado sus costes de estas y otras importaciones de alimentos, al tiempo que ha contribuido a hacer caer el mercado bursátil chino (aunque se está recuperando). También ha obligado a China a mostrarse indiferente ante la agresión rusa a Ucrania, tensando las relaciones de Beijing con la Unión Europea, el mayor socio comercial de China.

Me pregunto cuántos funcionarios de Beijing estarán murmurando ahora: “Si esto es lo que pasa cuando tienes un presidente vitalicio…”.

Sí me sirve de consuelo el hecho de que uno de los clichés más manidos de la política exterior está quedando al descubierto como un sinsentido: los líderes de China y Rusia son muy astutos y siempre juegan el juego de las naciones como grandes maestros del ajedrez, mientras que esos estúpidos estadounidenses -con su enfoque plomizo y de carne y hueso del mundo- sólo saben jugar a las damas.

En realidad, me parece que Putin no ha estado jugando al ajedrez, sino a la ruleta rusa, y que se le acabó la suerte y abrió un agujero en el corazón de la economía rusa. Y Xi parece paralizado, incapaz de averiguar a qué juego jugar, ya que su corazón quiere oponerse a Occidente y su cabeza le dice que no puede permitírselo. Así que China se mantiene neutral ante los mayores crímenes de guerra perpetrados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Mientras tanto, Sleppy Joe ha estado jugando a los Legos, añadiendo metódicamente una pieza, un aliado, tras otro, unidos por valores y amenazas compartidas, y ha construido una sólida coalición para gestionar esta crisis.

En resumen, al menos por ahora, las democracias desordenadas con sus rotaciones regulares de poderes están superando a los presidentes vitalicios, que necesitan más que nunca ahogar todas las fuentes de disidencia.

Este contraste no podía llegar en mejor momento: cuando el movimiento democrático mundial se ha estancado en todas partes. Piense que la evolución de la democracia en todo el mundo desde la Segunda Guerra Mundial ha pasado por varias fases, argumenta Larry Diamond, experto en democracia de Stanford y autor de “Ill Winds: Saving Democracy From Russian Rage, Chinese Ambition, and American Complacency” (Malos vientos: Salvar la democracia de la furia rusa, la ambición china y la complacencia estadounidense).

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y sus aliados occidentales tenían un impulso asombroso, por lo que la democracia comenzó a extenderse por todo el mundo antes de quedar empantanada por la Guerra Fría y de hecho retroceder en la década de 1960, como resultado de una ola de golpes militares y ejecutivos en África, Asia y América Latina. Pero otra oleada de democracia comenzó a mediados de los años 70, tras la caída de las dictaduras en Portugal, España y Grecia. La democracia también se extendió a Asia, y casi a China en la plaza de Tiananmen. Luego, la caída del Muro de Berlín en 1989 dio rienda suelta a otra ola democrática en Europa del Este y Central, y en Rusia.

Pero a partir de 2006, con el debilitamiento de Estados Unidos a causa de dos guerras en Oriente Medio y la crisis financiera de 2008 -y el impresionante ascenso económico de China-, la democracia entró en “una recesión global”, me dijo Diamond. “Y China y Rusia impulsaron implacablemente la narrativa: ‘Las democracias son débiles y moral y políticamente decadentes. No pueden hacer las cosas. El autoritarismo es el futuro’”.

La cuestión ahora, añadió Diamond, es la siguiente: ¿Fue esa declaración del 4 de febrero de Xi y Putin – “explicando todas las razones por las que sus sistemas ‘democráticos’ eran superiores a las democracias liberales en bancarrota y sin sentido”- en realidad el punto álgido de sus autocracias?

Porque una cosa está clara, bromeó Diamond: Los recientes pasos en falso de Putin y Xi están dando mala fama al autoritarismo”.

Pero para que la ola autoritaria se invierta de forma sostenible, son necesarias dos cosas importantes. Una es que el salvajismo de Putin en Ucrania fracase. Eso podría hacerle perder el poder. Sin duda, una Rusia sin Putin podría no ser mejor, o incluso peor. Pero si es mejor, todo el mundo será mejor si Rusia tiene un líder decente en el Kremlin.

La segunda cosa es aún más importante: sería que Estados Unidos demostrara que no sólo es bueno para forjar alianzas en el extranjero, sino que también puede construir coaliciones saludables de nuevo en casa, para ofrecer un buen gobierno, crecimiento, transferencias de poder sin oposición y una unión más perfecta. Nuestra capacidad de hacer eso en el pasado es lo que nos hizo ganar la estima y la emulación del mundo. Antes éramos nosotros, y podemos volver a serlo.

Si es así, entonces mi letra favorita del musical “Hamilton” será muy relevante. Es cuando George Washington le explica a Alexander Hamilton por qué se retira voluntariamente y no se presenta a un tercer mandato:

Washington: “Si lo hacemos bien/ Les enseñaremos a decir adiós,/ Tú y yo…”

Hamilton: “Señor Presidente, dirán que es usted débil”.

Washington: “No, verán que somos fuertes”.

(C) The New York TImes.-

Fuente: infobae.com