Rusia dice haber usado nuevamente misil hipersónico en Ucrania

El Ministerio de Defensa ruso asegura haber atacado instalaciones militares, entre ellas un centro de entrenamiento para soldados voluntarios extranjeros.

Un misil Kinjal cargado en un avión ruso.
Un misil Kinjal cargado en un avión ruso.

El Ministerio de Defensa de Rusia aseguró este domingo (20.03.2022) haber usado, por segunda vez en dos días, misiles hipersónicos para bombardear instalaciones militares en Ucrania, en el marco de la invasión lanzada por Moscú hace más de tres semanas. Ayer las autoridades rusas habían anunciado lo mismo, lo que significaba entonces el primer uso conocido en condiciones reales de combate de este sistema que se probó por primera vez en 2018.

«Una gran reserva de combustible fue destruida por misiles de crucero ‘Kalibr’ disparados desde el mar Caspio, así como por misiles balísticos hipersónicos lanzados por el sistema aeronáutico ‘Kinjal’ desde el espacio aéreo de Crimea», dice el comunicado, que menciona a la península ucraniana ilegalmente ocupada y anexada por Rusia.



«Desde esa base”, donde se hallaban las reservas de combustible atacadas, «se efectuaban los principales suministros para vehículos blindados ucranianos en áreas de combate en el sur de Ucrania”, dijo el portavoz castrense. También se habría destruido un taller de reparación de vehículos blindados. El ministerio agregó que el principal ataque se produjo en la región de Mikolaiv, pero no especificó la fecha.

Base de entrenamiento

Esta última operación podría relacionarse con un ataque sufrido por barracones militares el viernes. Los misiles balísticos hipersónicos «Kinjal» («puñal» en ruso) y los misiles de crucero «Zircon» pertenecen a una familia de nuevas armas «hipersónicas» desarrolladas por Rusia, que el presidente Vladimir Putin califica de «invencibles» porque supuestamente pueden eludir los sistemas de defensa del adversario.

Además, las autoridades rusas aseguraron que «misiles de alta precisión” habían alcanzado un centro de entrenamiento de las fuerzas especiales ucranianas en la región de Jitomir, a 150 kilómetros al oeste de Kiev. «Más de 100 miembros de las fuerzas especiales (ucranianas) y mercenarios extranjeros murieron» en el ataque, dijo el ministerio ruso, que no hace mención alguna a los ataques a zonas civiles denunciados por Ucrania y organismos internacionales.

Ninguna de las declaraciones de las autoridades rusas han podido ser verificadas de forma independiente en lo inmediato.

DZC (EFE, AFP)

Fuente: www.dw.com