Santa Cruz: Sedes presenta la guía sanitaria contra el Covid 19 en colegios, e insta a los padres a que sean el primer filtro para cuidar a sus hijos

Sintomatología. Entre las manifestaciones clínicas del virus se contemplan la fiebre, goteo de la nariz, tos, dolor de garganta, falta de aire, fatiga, dolores de cabeza y musculares, náuseas, vómitos, diarreas, falta de apetito, pérdida reciente del sentido del olfato o gusto, dolor abdominal o conjuntivitis.

 

Fuente: Gobernación de Santa Cruz



En el primer día de inicio oficial a las clases presencial en el país, después de dos años a causa de la pandemia del coronavirus, el Sedes de la Gobernación dio a conocer el protocolo sanitario para aplicarse en las unidades educativas de parte de los padres, alumnos, profesores y todo el personal educativo para un retorno seguro a las aulas.

Erwin Viruez, director de la institución de salud, afirmó que estas guías están enmarcadas en el Plan de contingencia departamental de covid 19, más decretos supremos, resoluciones ministeriales y recomendaciones de organismos internacionales, que ponen en primer lugar a la vacunación, en relación a mejorar la cobertura a la población menor a 17 años, grupo etáreo que no ha sobrepasado al 40%.

Por lo tanto, la autoridad recomendó diseñar, orientar y concienciar y elaborar políticas interinstitucionales, habida cuenta que en el mundo se ha demostrado que la inmunización es la mejor manera para crear una barrera contra el virus, y evitar complicaciones que deriven en el fallecimiento de la persona con la enfermedad.

En la misma importancia están las medidas de bioseguridad, principalmente en ambientes cerrados, donde no debe faltar el uso del barbijo, además del lavado constante de las manos y la utilización del alcohol y el distanciamiento social.

Por su parte, la responsabilidad de los gobiernos municipales es de dotar de los insumos necesarios de bioseguridad a las unidades educativas para los escolares. Y hay que realizar pruebas covid para los estudiantes, maestros y personal administrativos, siendo estos los sensores cuando se encuentre algún caso sospechoso, como respiratorio, que pueda tratarse de covid.

En caso de contar con un caso positivo, se aplicarán todos los protocolos para estos pacientes, desde lo asistencial hasta las medidas de cuarentena. De la misma manera, el personal de portería tiene que realizar el control de la temperatura y la desinfección de manos de los alumnos en el momento del ingreso y salida del tiempo de descanso del establecimiento educativo.

Si se encuentra algún estudiante sospechoso, hay que derivarlo inmediatamente a la unidad de salud del colegio o al centro médico más cercano, previo consentimiento del padre de familia.

 

Los padres deben evaluar diariamente a sus hijos

Por su parte, los padres de familia deben de realizar evaluaciones diarias de sus hijos, y no enviarlos a los colegios si estos presentan síntomas sospechosos o compatibles con cuadros de covid o de influenza, teniendo para tal efecto que iniciar la atención médica y las pruebas correspondientes que ameritan.

“Lo padres de familia nos convertimos en el primer filtro, y si vemos a nuestros niños con alguna sintomatología respiratoria, ¡no enviarlos al colegio!”, insistió Viruez.

Colegios se deben desinfectar

Esta guía también establece la desinfección en las unidades educativas de sus ambientes. Para ello, las aulas deben contar con una ventilación adecuada, así como también para el sector transporte público, se recomienda trabajar con su capacidad del 70% para la bioseguridad de los escolares.

El profesor tiene que manejar una “hoja de chequeo”

Otro filtro lo comprenden los profesores, que deben contar con una “hoja de chequeo” de síntomas de los alumnos, esto como constancia de los controles de cada clases, con la obligación de reportar a la dirección o encargado del colegio a los estudiantes que presenten manifestaciones sospechosas de covid o de influenza, para así proceder a la atención médica correspondiente.

Entre los síntomas se contemplan la fiebre, manifestación nasal, goteo de la nariz, tos, dolor de garganta, falta de aire, fatiga, dolores de cabeza y musculares, náuseas, vómitos, diarreas, falta de apetito, pérdida reciente del sentido del olfato o gusto, dolor abdominal o conjuntivitis.