Tras domar la altura, el Brasil de los récords se ilusiona con conquistar Catar

Pasaron casi cuatro décadas para que Brasil ganara de nuevo en la altura de La Paz. Pero si la ‘Seleção’ de Tite se ha especializado en algo es en romper marcas

Pasaron casi cuatro décadas para que Brasil ganara de nuevo en la altura de La Paz. Pero si la ‘Seleção’ de Tite se ha especializado en algo es en romper marcas. ¿La próxima a batir tras cabalgar la eliminatoria sudamericana? El hexacampeonato en Catar.

La ‘Canarinha’ llegará fuerte a la Copa del Mundo, que comenzará en noviembre, gracias a una carta de presentación engordada con récords a lo largo del clasificatorio, todo un arsenal para volver a ganar un Mundial tras una sequía de veinte años.

Los dos registros más recientes los consiguió el martes en la última jornada ante la eliminada y penúltima Bolivia, en cuya casa no ganaba desde el 2 de junio de 1985 (2-0).

El resultado, además, la situará en la primera posición del ránking de la FIFA, que Bélgica ha ocupado desde septiembre de 2018.

Nuestra actuación superó «cualquier expectativa», celebró Tite al término del juego en el estadio Hernando Siles, cuya altitud (3.600 msnm) había considerado «inhumana», provocando aireadas críticas del lado boliviano antes del partido.

Al golear a uno de los combinados más débiles de la región, Brasil se convirtió en el equipo con más puntos en un clasificatorio sudamericano: 45, dos más que los obtenidos por la Argentina de Marcelo Bielsa rumbo a Corea del Sur y Japón-2002.

También hiló por primera vez tres victorias 4-0 consecutivas (Bolivia, Chile y Paraguay). Y puede sumar más récords, según el resultado que tenga en el clásico con Argentina, que debe jugarse próximamente tras haber sido suspendido en septiembre pasado por invasión de autoridades sanitarias brasileñas al terreno de juego del estadio del Corinthians de Sao Paulo.

– «Campaña fantástica» –

Brasil puede ser la primera selección en terminar invicta (14 triunfos, tres empates), en tener la defensa menos vulnerada y el ataque más goleador desde que el clasificatorio se juega en formato todos contra todos, establecido para el Mundial de Francia-1998.

Hasta ahora ha recibido cinco goles y anotado 40. El registro de la mejor zaga (11 tantos) es suyo al grabarlo en las rutas hacia Sudáfrica-2010 y Rusia-2018, mientras que la mejor ofensiva es de la Albiceleste de Bielsa (42).

«Ese tipo de récord lo celebramos cuando lo conquistamos, pero no es algo que nos pongamos como meta. El primer objetivo es clasificar al mundial, para eso hay que pensar partido a partido», explicó el portero Alisson.

«De esa manera fuimos construyendo nuestra campaña fantástica. Nuestro foco ahora está en la Copa del Mundo», agregó el golero del Liverpool inglés.

Al ramillete de gestas hay que adicionar otras marcas batidas, como las nueve victorias seguidas en el comienzo o Neymar como máximo goleador brasileño de la eliminatoria (14 anotaciones), sobrepasando a Zico y Romario.

Defensor a ultranza del astro del PSG, Tite supo blindar a su equipo de las reiteradas ausencias del ’10’, encargado de ponerle magia a unos pentacampeones muchas veces opacos en su fútbol.

– Medirse con europeos –

«Brasil va al Mundial en un momento de ascenso, con la humildad de reconocer que el equipo olímpico (campeón en Tokio-2020) y figuras ‘emergentes’ como Raphinha y Vinicius Jr oxigenaron y le dieron creatividad a un equipo que daba señales de estancamiento», escribió el columnista André Rocha en el portal UOL.

Con titulares o suplentes, la ‘verdeamarela’ tuvo un rendimiento parejo. Su único lunar en el trayecto hacia Catar ha sido la derrota ante la Argentina de Lionel Messi en la final de la Copa América-2021 en el Maracaná.

Contra Bolivia, donde tuvo las ausencias de los sancionados Neymar y Vinicius Jr, Tite hizo siete cambios respecto al once titular que goleó a Chile, siguiendo una estrategia de rotación que practicó a lo largo del clasificatorio.

«Somos un equipo que cambia sus formaciones iniciales (…) y mantiene un patrón. Eso es significativo», destacó el DT, quien dejará el cargo una vez termine el Mundial.

De 60 años, el entrenador sólo ha perdido dos juegos oficiales desde que asumió a la ‘Seleção’, en junio de 2016: 1-0 ante Argentina en la final de la Copa América y 2-1 contra Bélgica en cuartos de Rusia-2018.

En Brasil reclaman la necesidad de enfrentarse con selecciones europeas para conocer el nivel real de la ‘Canarinha’, en medio de la brecha entre el fútbol de Europa y Sudamérica.

«Tenemos todo para hacer una gran competición», confió el atacante Richarlison.