Ucrania llamó a boicotear a empresas francesas que siguen haciendo negocios en Rusia

“Si ignoran nuestros muertos, nosotros ignoraremos sus productos”, propuso el ministro de Relaciones Exteriores de Zelensky, Dmytro Kuleba

A general view shows a hypermarket of Auchan Retail company in Moscow, Russia, June 9, 2021. REUTERS/Evgenia Novozhenina

Fuente: Infobae

El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba pidió este domingo boicotear las tiendas del grupo Auchan, al cual pertenecen los supermercados Alcampo, después de que el grupo francés informara de que iba a mantener sus actividades en Rusia.

Aparentemente, las pérdidas de empleo en Rusia son más importantes que las muertes en Ucrania”, denunció Kuleba en Twitter.



“Si Auchan ignora los 139 niños ucranianos asesinados durante este mes de invasión rusa, ignoremos Auchan y todos sus productos”, continuó.

Kuleba también pidió “boicotear” las tiendas de Auchan, Leroy-Merlin (materiales de construcción) y Decathlon (productos deportivos), todos pertenecientes al grupo familiar Mulliez.

El ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba

En España, los supermercados de Auchan Retail operan bajo la marca Alcampo.

Este domingo, en una entrevista concedida al semanal francés Journal du Dimanche, el director general de Auchan Retail International, Yves Claude, justificó su decisión de permanecer en Rusia. “Irse sería imaginable desde el punto de vista económico, pero no desde el punto de vista humano”, dijo y recordó que el grupo está presente en Rusia desde hace unos veinte años y emplea allí a 30.000 personas.

Además, dijo que Auchan obtiene en Rusia el 10% de sus ventas mundiales. “Tenemos un posicionamiento como comercio de descuento y pensamos contribuir en tiempos de fuerte inflación a proteger el poder de compra de los habitantes” rusos, agregó Claude. “Es fácil criticarnos, pero estamos allí, damos la cara y actuamos por la población civil”, en respuesta a los críticos que los llaman a salir de Rusia, declaró.

Al igual que otros grupos, Claude recordó que una salida expone a sus dirigentes locales a persecución. “Yo me cuestiono todos los días, porque la decisión no es fácil de tomar, pero estoy convencido de que es lo correcto. Me siento apoyado por mis accionistas, mis colaboradores y nuestros interlocutores sociales”, afirmó.

En Ucrania, donde Auchan opera 43 tiendas con 6.000 empleados, las condiciones son “extremas” y se empieza a observar un desabastecimiento de productos frescos porque el 90% de viene del interior del país, señaló. Un centenar de empleados ucranianos fueron recibidos por sus colegas en el exterior y serán contratados por el grupo en otros sitios, agregó el presidente.

Días atrás el presidente Zelensky ya había apuntado contra el grupo durante su intervención ante el Parlamento francés.

Más de 300 multinacionales ya abandonaron Rusia

Desde que Rusia invadió Ucrania, el pasado 24 de febrero, cientos de empresas anunciaron que abandonaban sus operaciones en el país que preside Vladimir Putin.

Apple dejó de operar en Rusia y suspendió toda la venta de sus productos desde el 1º de marzo. Otra gigante de la tecnología que se sumó al boicot contra el Gobierno ruso es Microsoft, la compañía fundada por Bill Gates comunicó que eliminará las aplicaciones de medios estatales rusos de su tienda de aplicaciones de Windows y no publicará anuncios en los sitios web de medios estatales del Kremlin.

En el universo de las redes sociales también hubo protagonistas centrales que decidieron dejar el país. YouTube impidió, al igual que Google, que los medios de comunicación rusos, como la cadena internacional RT, puedan obtener ingresos por mostrar anuncios en su página web, aplicaciones y videos.

Por otra parte, Meta, confirmó que restringirá en sus redes sociales, que incluyen Facebook, Instagram y Whatsapp, el acceso a dicha cadena de noticias y a la agencia Sputnik, medios afiliados al Gobierno de Putin.

Twitter también decidió suspender temporalmente los anuncios en Ucrania y Rusia para minimizar los “riesgos asociados con el conflicto” en el país que está siendo invadido. La empresa detalló que también pausaron estos anuncios “para garantizar que la información crítica de seguridad pública sea elevada y los anuncios no le resten valor”.

Empresas financieras como Visa y MasterCard también decidieron sumarse al boicot, bloqueando una serie de instituciones financieras rusas de sus redes de pago para cumplir con las sanciones internacionales que se le impusieron a Rusia.

También son parte de la extensa lista Coca Cola, Disney, DHL, DirecTV, H&M, IBM, Ikea, LVMH, Samsung, Unilever y Roll Royce; y entidades como la FIFA, asociaciones internacionales de box, atletismo, ciclismo, hockey, tenis, rugby y el Comité Olímpico. También se menciona a las que no se fueron: por ejemplo, Cargill, Hilton, Hyatt, Mars y Phillips Morris, entre otras.