Vecinos conviven con los malos olores y exigen tratamiento de la basura

Pobladores de San Miguel de los Junos tomarán medidas para hacerse escuchar ante las autoridades. Piden que se implementen medidas de mitigación y que cumplan con el compromiso de construcción de un módulo educativo y de la ampliación de su centro de salud

Fuente: El Deber

Desde el traslado del vertedero municipal, la vida apacible de los vecinos de la comunidad San Miguel de los Junos se vio alterada por el bullicio de los camiones basureros que circulan a cada momento cargados de residuos y derraman a su paso líquidos malolientes, pero lo que más los tiene cansados son los olores nauseabundos que cubren el ambiente en días de fuertes vientos, cuando llueve, hace mucho calor o cuando se realizan trabajos de remoción del terreno en el vertedero.



El problema ocurre desde hace tres años, cuando el vertedero empezó a operar en un terreno ubicado a cinco kilómetros de la comunidad, en el Distrito Municipal 14, zona de Paurito.

La molestia de los vecinos ha llegado al punto que alistan movilizaciones para exigir al municipio que cumpla los compromisos asumidos antes del traslado y que agilice el proceso de licitación para el tratamiento de la basura porque están confiados en que esto puede mitigar los malos olores y también evitar la contaminación de los suelos y de las aguas subterráneas.

En medio de divisiones internas, la dirigencia vecinal ve necesaria la implementación de medidas de mitigación.
Maribel Céspedes, vicepresidenta de la OTB de la comunidad San Miguel de los Junos, asegura que los vecinos tienen dos pedidos concretos: el traslado del vertedero a otra zona o que se adopten medidas de impermeabilización del suelo y de mitigación de los malos olores. Tienen previsto reunirse con la Empresa Municipal de Aseo de Santa Cruz (Emacruz) para tratar este tema.

Céspedes responsabiliza a la anterior dirigencia vecinal de haber permitido que el vertedero se traslade a la zona, sin el consenso con todos los vecinos.

Recuerda que muchos fueron sorprendidos con el traslado y cuando se movilizaron para impedirlo ya era muy tarde, porque la anterior dirigencia ya había firmado un acta de compromiso que daba luz verde a las operaciones del basurero a cambio de algunas mejoras para la zona, como la construcción de un módulo educativo, la ampliación del centro de salud para que sea de 24 horas y trabajos para los lugareños. Sin embargo, hasta la fecha siguen esperando que la Alcaldía cumpla con el acuerdo.

Insisten en que todo el tiempo conviven con los malos olores. “El olor es insoportable, especialmente cuando hay vientos del sur y cuando llueve”, dice.

Otra vecina señala a los camiones que se dirigen hacia el vertedero cargados de basura y que a su paso derraman líquidos sobre la calzada. “A veces parecen que no los lavan bien y cuando pasan hacia la ciudad también derraman líquidos malolientes”, agrega.

Para los vecinos es imposible no presenciar esta escena cada día porque los camiones circulan por la avenida principal, es decir, por el centro de la comunidad, donde se encuentra la zona comercial, la escuela, el centro de salud y las paradas del transporte público.

Otra vecina hace notar que los camiones basureros imprimen alta velocidad, lo que puede ser un peligro para los escolares ahora que ya volvieron a las aulas. Pide mayor control para evitar el atropello de peatones.

Elizabeth Ortiz, una vecina que llegó a vivir hace siete años a la comunidad San Miguel de Los Junos, asegura que en ese entonces no había mal olor ni tanta mosca como ahora. Asegura que el lugar era tranquilo sin el bullicio de los camiones.

Coincide con otros vecinos de que cuando los vientos soplan del sur es cuando más sufren con el mal olor que se extiende hasta los barrios que están antes de llegar a la comunidad.
Asegura que esperan que se cumplan algunos compromisos asumidos.

Jaime Martínez, presidente de la OTB, recordó que los vecinos realizaron un bloqueo el 11 de enero de este año, exigiendo atención de las autoridades, aunque la movilización también dividió a su organización, pero todos exigen el cumplimiento de las obras acordadas.

Asegura que la gente está cansada de esperar que las autoridades cumplan el compromiso que firmaron a finales de 2018. En el documento se estableció la construcción de módulos educativos para el distrito 14, entre ellos el de San Miguel de los Junos, pero hasta ahora no logran una respuesta y los escolares ya están retornando a clases presenciales, pero no cuentan con los ambientes suficientes, por eso los padres de familia están impulsando la construcción de un aula.

Otro compromiso era la ampliación de 24 horas el funcionamiento del centro de salud, pero eso hasta ahora tampoco ha sido posible. También aguardan que se cumpla con la generación de empleo, pues aseguran que les indicaron que un porcentaje de trabajadores lo coparán vivientes de la comunidad. Según Martínez, hasta el momento ninguno ha logrado un empleo.

El dirigente informó que este domingo tienen reunión con la dirigencia del Distrito 14 para tomar medidas y exigir que escuchen sus demandas. “Pedimos que se nos cumpla los compromisos”.

También exigirán un reciclaje como debe ser, para evitar la contaminación, porque todos los habitantes de la comunidad y las urbanizaciones de los alrededores consumen agua que extraen a una profundidad de 200 metros, explicó el dirigente Martínez.

En la exigencia de la construcción del módulo dieron plazo de 72 horas para que respondan a su solicitud, el mismo que venció el pasado lunes, pero no han tomado ninguna determinación a la espera de la reunión de la dirigencia del distrito.

Un nuevo contrato
El gerente de Operaciones de la Empresa de Aseo Urbano de Santa Cruz (Emacruz), Ricardo Oviedo, informó que se prevé un cuarto contrato para la planta de tratamiento y aprovechamiento de residuos sólidos que será licitado en el mes de abril.

“Nosotros tenemos contemplada una planta de tratamiento en una segunda fase, pero se tienen tomar en cuenta todos los aspectos técnicos”, dijo Oviedo, al indicar que también se debe tomar en cuenta la mejor forma de aprovechamiento de la basura.

El gerente de Emacruz explicó que la planta de tratamiento está calculada entre $us 8 y 10 millones y que la Alcaldía pondrá el terreno y el inversor se encargará de poner los recursos para la planta. La empresa tendrá dos años para la instalación de la planta para que esté lista para operar.

José Alberti, de C-A, cuestiona que se esté dilatando el proceso de tratamiento de la basura e industrialización de los residuos.
Recordó que han impulsado una iniciativa legislativa de industrialización de la basura para el tratamiento y aprovechamiento. “Sabemos que hoy más que nunca tenemos que cambiar el modelo de gestión de residuos sólidos, porque el actual es arcaico y contaminante”, señaló.

Espera que el alcalde cumpla su compromiso de iniciar un proceso de licitación consensuado para la industrialización de los residuos. “El compromiso es que entre 18 y 24 meses se esté aprovechando gran parte la basura. En el mundo, por la innovación, se aprovecha el 100% de la basura”, remarcó.

En este momento se lleva adelante el proceso de contratación de tres contratos de la basura, dos que implican el aseo del sector este y oeste de la ciudad y otro que tiene que ver con el entierro sanitario. Los nuevos operadores adjudicados deben firmar contrato en el próximo mes, pero tendrán seis meses para la compra de la nueva maquinaria con la que empezarán a trabajar.

Fuente: El Deber