20 de 35 sectores productivos de Bolivia no se recuperan ni podrán aumentar salarios este año

Empresariado plantea un giro de las políticas salariales y que la negociación debe realizarse entre los representantes genuinos de los trabajadores y los que pagan la cuenta y que el Gobierno debe limitarse a convocar y propiciar diálogo, no a definir

 

Fuente: El Deber

 

Fernando Rojas Moreno
 

“¿Cómo es que el Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB) organizan su fiesta de mayo?. Se reúnen y definen medidas sin preguntar a quien paga la fiesta. La organizan y mandan la factura a otros”. Así, en esa reflexión metafórica, el presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), Fernando Hurtado, dio lectura al pronunciamiento que fija la posición institucional de la Federación de Empresarios Privados y de las Cámaras de la Construcción y Gastronómica de Santa Cruz referente a políticas laborales que negocia el Gobierno y la organización sindical de los trabajadores.

El documento precisa que 20 de los 35 sectores productivos del país (60%) no se han recuperado de la crisis generada por la pandemia del Covid-19 y por ello, no están en condiciones de asumir un incremento salarial para esta gestión.

En marzo, el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, refirió que en el pliego petitorio sectorial se planteó un incremento del 7% al salario básico nacional y un 10% al salario mínimo nacional. En abril de 2021, el Gobierno y la COB acordaron un incremento del 2% al salario mínimo nacional y no hubo aumento al salario básico. Actualmente, el salario mínimo nacional alcanza los Bs 2.164.

Ese mismo mes, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, afirmó que para esta gestión hay una ‘probabilidad buena’ de que se pague el segundo aguinaldo. No obstante, pidió esperar las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En criterio de los actores empresariales, el ministro crea expectativas a fines de marzo, en un momento en que nadie puede saber cómo estará la economía boliviana hasta junio. “Habla de probabilidades mientras que nuevas tormentas aparecen en el horizonte y el INE tarda hasta septiembre para saber cuánto crecimos a junio”, expresó Hurtado.

El pronunciamiento relieva que se escuchan exigencias de aumento salarial de la COB y anuncios del Gobierno en un momento en que el mundo entero está sintiendo la irrupción de una guerra en sus economías. “Cuando gobiernos y economistas corrigen sus proyecciones a la baja. Cuando en nuestro país 20 de los 35 sectores que mide el Gobierno aún se encuentran por debajo de lo observado en 2019. Cuando algunos sectores como madera, azúcar y confitería muestran deterioros superiores a los observados en 2020”, desgrana el pronunciamiento, que también retruca el postulado del Gobierno que por su modelo la economía se ha recuperado.

“Lo que no nos dice es que Bolivia es el segundo país más atrasado en recuperarse de las secuelas económicas que dejó la pandemia. No nos dice que hay sectores que aún están muy lejos de volver a las ventas de 2019. Igual imponen mayores y nuevos costos y gastos a los emprendedores y las empresas de familias cuando varias entidades que deberían ser reguladores se han convertido en recaudadoras”, expresan los dirigentes del sector privado.

Relievan que en las economías más exitosas, toman dos parámetros básicos para definir un ajuste al salario: inflación y productividad. Infieren que la inflación ha registrado un aumento del 0,90% el año pasado y que en marzo, ha sido un 0,77%. “A marzo, alimentos y bebidas no alcohólicas muestra una disminución de los precios del 0,62%, golpeada por el contrabando. Así que la inflación no explica un 7% o 10%”, argumentan, al explicar que la productividad tampoco explica estos números. En la mayoría de los sectores no ha crecido.

Propuesta sectorial

La Cainco, Federación de Empresarios Privados y las Cámara de la Construcción y Gastronómica de Santa Cruz proponen, como en otras partes del mundo, negociaciones salariales por sectores, considerando las muy diferentes condiciones y posibilidades. Plantean un giro de las políticas salariales, sustentadas en cuatro ejes.

Cambiar los roles y la manera de dialogar y negociar (las negociaciones se deben realizar entre los representantes genuinos de los trabajadores y aquellos que pagan la cuenta, que son los emprendedores y empresarios y el Gobierno debe limitarse a convocar, a propiciar el diálogo, no a definir), las negociaciones deben hacerse por sectores y entre las partes directamente relacionadas, en las negociaciones en cada sector deben definirse referencias válidas y, por último, exigen terminar la discriminación al sector privado.

“Para cambiar esta situación debemos sentarnos todos en la misma mesa. Debemos escucharnos sin prejuicios y sin cálculos políticos. Debemos considerar la situación tanto de los que aspiran a mejores condiciones laborales como también de aquellos que arriesgan su patrimonio para hacer crecer su empresa, su emprendimiento, su negocio familiar, dando trabajo y pagando los sueldos”, leyó Hurtado, en la parte medular del pronunciamiento sectorial.

Otras voces empresariales

El expresidente de la Cámara Nacional de Industria (CNI), Ibo Blazicevic, planteó congelar el salario este año para evitar profundizar la recesión que aún experimenta el sector productivo en Bolivia. Reflejó que el sector aún no salió de la crisis económica que generó la pandemia del Covid-19 y su efecto sobre el incremento del contrabando y la informalidad y ahora el impacto de la escalada de precios de las materias primas, insumos, bienes intermedios y de capital generado por la invasión de Rusia a territorios de Ucrania.

En la misma línea, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Luis Barbery, dijo que una mayor presión salarial sobre las compañías que generan empleo y aportan, puede traer consecuencias graves en toda la economía que ha empezado recuperarse, pero que aún es insuficiente y desigual.

Negociación COB-Gobierno

Se buscó una lectura sobre el pronunciamiento sectorial del empresariado cruceño, desde el Ministerio de Economía y Finanzas Púbicas indicaron que el titular de esa cartera de Estado se encuentra Washington (EEUU) participando de las Reuniones de Primavera, evento que congrega a autoridades de bancos centrales, ministros de finanzas y de desarrollo, miembros de círculos académicos, entre otros profesionales.

Desde el Ministerio de Economía se informó de que la Subcomisión Salarial conformada por autoridades del Gobierno y la COB declararon este miércoles un cuarto intermedio en la negociación hasta el 25 de este mes, para abordar el tema de incremento salarial establecido en el pliego de los trabajadores del país.