Después de que algunos de sus testigos no acudieran a declarar en el juicio oral que enfrenta por el caso Golpe de Estado II, la expresidenta Jeanine Áñez afirmó este viernes que “si no quieren declarar, no lo hagan, cada quien con su conciencia”.

“Ustedes y yo sabemos todo lo que pasó y no hicimos nada ilegal, actuamos de acuerdo a las circunstancias, pero si no quieren declarar, no lo hagan, cada quien con su conciencia”, escribió Áñez en una carta dirigida a su excolega parlamentaria y exministra de Desarrollo Rural Eliane Capobianco.

Capobianco fue una de las personas allegadas a Áñez que no se presentó a declarar como testigo de la exmandataria y frente a esa situación la procesada dijo en un manuscrito que nunca pensó causar “tantas molestias al ponerlos de testigos en una situación que vivimos todos y sabemos qué fue lo que pasó”.

Sin embargo, “de mi parte, no hubo ninguna mala fe de buscar testigos en algo en el que nos pusimos de acuerdo todos y que no los puede perjudicar en nada, a no ser por el miedo que no sé a qué será, (pero) ser testigo no los compromete”, agregó.

Asimismo, aseguró que entiende el “temor” de Capobianco, aunque no lo comparte. Además, sostuvo que puso como testigos a los parlamentarios que estaban con ella durante la crisis de 2019.

Pues, “este fraudulento caso se trata de los momentos previos a que yo asuma (como mandataria) y ¿quiénes eran los que estaban conmigo? Obviamente mis colegas parlamentarios que, así como vos, (…) eran los que más aportaban para ver cómo salíamos de ese entuerto” en el que nos encontrábamos, señaló.