Artillería, municiones, drones y vehículos pesados: los detalles del nuevo paquete de ayuda militar de EEUU para Ucrania

El mandatario estadounidense anunció el envío de artillería pesada para mantener la resistencia contra las tropas invasoras de Vladimir Putin

Fuente: Infobae

El presidente Joe Biden anunció este jueves una ayuda militar adicional de 800 millones de dólares para ayudar a Ucrania a luchar en su fuerte pero cada vez más difícil batalla contra la invasión rusa.

El nuevo paquete militar incluye artillería pesada muy necesaria, así como 144.000 rondas de munición y aviones no tripulados para las fuerzas ucranianas en la escalada de la batalla por la región de Donbas, en el este de Ucrania. Este paquete se suma a los aproximadamente 2.600 millones de dólares en ayuda militar que Biden había aprobado anteriormente.



Se espera que el nuevo tramo de ayuda militar incluya 72 obuses de 155 mm72 vehículos tácticos utilizados para remolcar los obuses al campo de batalla y más de 121 drones tácticos Phoenix Ghost, así como equipo de campo y piezas de repuesto.

Vehículos blindados transportan obuses (Reuters)

Los 72 obuses se suman a los 18 anunciados la semana pasada que Estados Unidos iba a transferir a Ucrania. De esta forma, Estados Unidos ha proporcionado ya suficientes sistemas de artillería para equipar a cinco batallones ucranianos, destacó John Kirby, Secretario de Prensa del Pentágono.

Un alto funcionario de defensa de Estados Unidos dijo que el entrenamiento de personal ucraniano en obuses estadounidenses de 155 mm ha comenzado en un país europeo fuera de Ucrania.

La decisión de Biden de cuadruplicar el número prometido en un paquete de armas anunciado la semana pasada refleja lo que se está convirtiendo en una importante batalla terrestre en la disputada región de Donbas, en el este de Ucrania.

La ayuda, dijo Biden, se enviará “directamente al frente de la libertad”. “Putin está apostando por que perdamos el interés”, dijo Biden. El presidente ruso apuesta por que “la unidad de Occidente se resquebraje… y una vez más vamos a demostrar que se equivoca”.

Joe Biden (Reuters)

Biden también anunció que todos los barcos afiliados a Rusia tendrían prohibida la entrada a los puertos estadounidenses.

Y anunció que Estados Unidos proporcionaría 500 millones de dólares adicionales en ayuda económica directa al gobierno ucraniano. Esto eleva el apoyo económico total de Estados Unidos a 1.000 millones de dólares desde que comenzó la invasión rusa hace casi dos meses. Dijo que los 13.600 millones de dólares aprobados el mes pasado por el Congreso para ayuda militar y humanitaria estaban “casi agotados”.

“La semana que viene tendré que enviar al Congreso una solicitud de presupuesto suplementario para mantener el despliegue de armas y municiones sin interrupción”, dijo Biden. El Congreso ha señalado que es receptivo a nuevas solicitudes y ha estado esperando que haya necesidad de más ayuda para los ucranianos.

Biden no detalló la cantidad de fondos adicionales que solicitará, añadiendo que estaba consultando con funcionarios de defensa sobre el asunto.

Biden habló sobre la nueva ayuda, y más ampliamente sobre la situación en Ucrania, horas después de que el presidente ruso Vladimir Putin se adjudicara la victoria en la estratégica ciudad de Mariupol. Sin embargo, Putin ordenó a sus tropas que no se arriesgaran a sufrir más pérdidas asaltando la última bolsa de resistencia ucraniana en el campo de batalla más emblemático de la guerra.

El humo se eleva sobre una planta de la empresa Azovstal Iron and Steel Works en Mariupol (REUTERS/Alexander Ermochenko)

Las fuerzas rusas han destruido gran parte de la ciudad portuaria del sureste, que ha sido testigo de algunos de los combates más encarnizados de la guerra. Según las estimaciones rusas, unas 2.000 fuerzas ucranianas permanecen atrincheradas en una extensa planta siderúrgica, mientras las fuerzas rusas siguen golpeando el emplazamiento industrial y lanzando repetidamente ultimátums para que las fuerzas ucranianas se rindan.

Las tropas rusas han asediado la ciudad portuaria desde los primeros días del conflicto y la han reducido en gran medida a ruinas.

Biden, en un breve intercambio con los periodistas tras sus declaraciones, calificó de “cuestionable” la reivindicación rusa sobre Mariupol.

A principios de esta semana, el primer ministro canadiense Justin Trudeau dijo que su país enviará artillería pesada a Ucrania. El primer ministro holandés, Mark Rutte, dijo al presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, que los Países Bajos enviarán más armas pesadas, incluidos vehículos blindados.

En los últimos días, los rusos han desplegado más artillería en el este de Ucrania para ampliar su ofensiva e intentar hacerse con el control total del Donbás, tras retirarse de un intento fallido de capturar Kiev, la capital. Se espera que el armamento pesado como la artillería juegue un papel clave en los combates en la zona relativamente confinada de Donbás, donde los separatistas ucranianos y los apoyados por Rusia han estado luchando desde 2014.

Biden elogió el miércoles a los funcionarios militares de Estados Unidos por su “excepcional” trabajo de armamento en Ucrania, al reunir a los jefes militares de la nación para su primera reunión de grupo en la Casa Blanca de su presidencia.

La invasión rusa de Ucrania, de casi dos meses de duración, fue el centro de las amplias conversaciones con el secretario de Defensa, Lloyd Austin, la subsecretaria de Defensa, Kathleen Hicks, el Estado Mayor Conjunto y los comandantes de combate.

Los anuncios sobre la nueva ayuda se produjeron en el contexto de las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, dominadas por las conversaciones sobre cómo gestionar los efectos de la guerra de Rusia en Ucrania.

Biden se reunió antes el jueves con el Primer Ministro de Ucrania, Denys Shmyhal.

(Con información de AP)