Bolivia y Argentina deben informar sobre conclusión del contrato de gas, según diputados y expertos

Desde el país vecino, se reveló que hasta ahora no se firmó la sexta adenda debido a que se resuelven diferencias en cuanto a los plazos de caducidad del contrato original firmado en octubre de 2006 entre YPFB y exEnarsa hasta el 2026.

Luis Arce, presidente de Bolivia dialoga con Alberto Fernández, de Argentina.
Luis Arce, presidente de Bolivia dialoga con Alberto Fernández, de Argentina.

Fuente: El Deber

Los gobiernos de Argentina y Bolivia tienen que aclarar si el contrato de compraventa de gas natural vence antes del 2026 para terminar con las especulaciones al respecto, coincidieron diputados y el Instituto Argentino de Energía.

Desde el país vecino, se reveló que hasta ahora no se firmó la sexta adenda debido a que se resuelven diferencias en cuanto a los plazos de caducidad del contrato original firmado en octubre de 2006 entre YPFB y exEnarsa hasta el 2026.



El diputado del PRO, Francisco Sánchez, dijo que el gobierno argentino debe acabar con las especulaciones si el contrato de compra de gas boliviano concluye antes del 2025.

«Este contrato original se ha desnaturalizado por las adendas, en definitiva es un contrato de entrega o paga (take or pay). Evidentemente Bolivia no lo está cumpliendo y más allá de la amistad de dos pueblos, los contratos están para cumplirse», expresó Sánchez desde Estados Unidos, a donde asiste a una conferencia de energía.

Por su parte, el diputado de CC y economista José Luis Porcel, dijo que la posición de Bolivia es acortar el contrato porque saben que la producción de gas natural está en descenso.

Agregó que la otra razón es mantener el contrato con Brasil porque el precio es mejor y tiene dinero para pagar, en comparación a Argentina que no cuenta por su crisis.

El presidente del Instituto Argentino de Energía (IAG), Jorge Lapeña, pidió al gobierno de su país, a través de la Secretaría de Energía, emitir un informe oficial sobre todo lo hecho en el contrato original entre IEASA e YPFB por la compra del gas boliviano.

«Las negociaciones deben ser hechas de buena fe. Bolivia debe justificar por qué no puede cumplir con las cantidades contractuales y cuándo va a estar en condiciones de cumplir», expresó Lapeña desde Buenos Aires.

En el reciente acuerdo por la sexta adenda, se incluyó el cese de derechos y obligaciones antes de la gestión 2025, a cuyo efecto encargaron a los Ministerios y entidades responsables concretizar los documentos correspondientes.

Autoridades del área energética de ambos países evitan hablar al respecto si el contrato original concluye antes de ese año tras las negociaciones pactadas sobre el nuevo precio y el volumen de gas natural que se enviarán para el invierno de este año.

Fuente: El Deber