Caso Eurochronos: peritos reiteran que los atracadores no mataron a Ana Lorena y aseguran que la Policía pudo salvarle la vida

 

Fuente: El Deber / Santa Cruz
Ariel Melgar Cabrera

 

Este viernes declararon dos peritos forenses como testigos de cargo dentro del juicio por la tragedia en la joyería Eurochronos y en sus testimonios reiteraron que la exgerente Ana Lorena Tórrez Torrico no fue asesinada por los atracadores. Además, revelaron que la Policía pudo salvarle la vida, pero lamentablemente no la auxiliaron de manera oportuna.

La perito de iniciales L. F. fue la primera en declarar ante el Tribunal Cuarto de Sentencia, de los jueces Uby Saúl Suárez, Marco Antonio Porras y Hebert Zeballos, y durante su testimonio ratificó su informe que realizó cuando pertenecía al Instituto de Investigaciones Forense (IDIF), con sede en Cochabamba, el cual fue divulgado por los medios de prensa a principios de febrero de 2018.

Entre las conclusiones de ese informe, la profesional indica que la bala que mató a la exgerente de la joyería no pudo venir de los asaltantes, pues provino de larga distancia, de una persona que se encontraba ligeramente inclinada sobre su dorso en el segundo piso del edificio contiguo a Eurochronos, donde estaban varios policías.

Además, explicó que el proyectil fue disparado por un arma corta y es uno encamisado de color dorado de 9mm, similar a los usados en las armas reglamentarias por los policías.

Para Jorge Santistevan, abogado de la familia de Ana Lorena, estas declaraciones refuerzan las acusaciones contra los cinco policías procesados por los supuestos delitos de incumplimiento de deberes, homicidio culposo y lesiones culposas en comisión por omisión, puesto que ratifican el informe del IDIF, que detalla que los atracadores no mataron a la exgerenta de la joyería.

 

Los jueces escucharon las declaraciones de los peritos / Foto: Juan Carlos Torrejón

Otro dato que le llamó la atención al jurista, es que la perito del IDIF explicó en su testimonio que demoraron cuatro horas en recolectar los casquillos y las esquirlas de balas, debido a que habían más de 100 evidencias, especialmente del área donde estaban los rehenes y en el patio de la joyería, donde fue herida Ana Lorena. Mientras que, en el interior de la joyería, se encontraron pocas evidencias de balas disparadas por los atracadores para romper los vidrios de los mostradores y robar los productos.

La otra perito que declaró como testigos de cargo es la forense de iniciales R. V. quien realizó la autopsia a Ana Lorena Tórrez. En las conclusiones de su informe entregado días después del atraco a la joyería, la profesional detalla que la exgerente de la joyería sufrió una herida por penetración de un proyectil que tuvo la trayectoria de abajo hacia arriba, de atrás hacia delante y de izquierda a derecha.

Este viernes, la forense volvió a reiterar que la bala se alojó en la base de la lengua de Ana Lorena y le provoco daño en el paquete vasculonervioso. Pese a este daño grave, la perito develó esta jornada que la víctima pudo haber salvado la vida su hubiese sido auxiliada de manera oportuna.

Santistevan indicó que la exgerente permaneció entre 15 a 20 minutos tendida en el patio de la joyería luego de ser herida de bala, por lo que se desangró y perdió la vida, puesto que los efectivos policiales que intervinieron en el atraco no la ayudaron inmediatamente.

El último en declarar ante los jueces del Tribunal Cuarto de Sentencia fue el teniente E. P., uno de los investigadores del caso, quien realizó un peritaje a una comunicación telefónica en la cual ratificó que la voz que se escucha en el audio es del entonces director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Gonzalo Medina.

“En ese audio se escucha a Medina que le solicita al entonces inspector policial, Alfonso Siles, que active la clave 300 (alerta máxima) y que cubran toda la avenida Velarde. Ahí vemos claramente que Medina estaba a cargo del operativo y que incluso le dio ordenes a un superior”, comentó Santistevan.

Ayer, el coronel Rubén Barrientos indicó en su declaración que llamó por teléfono al coronel Medina, para informarle que la mañana del 13 de julio de 2017 se estaba registrando un violento atraco en la joyería Eurochronos. Según el testigo, Medina le respondió que ya tomó conocimiento y «está tomando las medidas del caso”.

Abogada pidió prohibir declaraciones a los medios

Esta jornada, la abogada María Ester Palenque, defensora de uno de los policías acusados, le pidió a los jueces Uby Saúl Suárez, Marco Antonio Porras y Hebert Zeballos, que prohíban a Jorge Santistevan realizar declaraciones con los medios, pues dijo que había brindado información sobre las declaraciones de tres testigos al diario EL DEBER, lo cual consideró que ponía en riesgo la situación jurídica de su defendido.

Sin embargo, los jueces le negaron su pedido y Santistevan explicó que al brindar declaraciones ante la prensa estaba haciendo uso de su derecho constitucional, por lo cual señaló que seguiría informando sobre el proceso del juicio oral.

Las declaraciones de testigos de cargo presentadas por la Fiscalía y la familia de Ana Lorena continuarán desde el 23 al 27 de mayo. Posterior a eso, se fijarán fecha para que declaren los testigos presentados por los acusados.

El violento atraco se registró el 13 de julio de 2017 en la joyería Eurochronos, ubicada en la avenida Irala, donde perdieron la vida la exgerente administrativa y financiera Ana Lorena Tórrez Torrico, el teniente de policía Juan Carlos Gutiérrez, los asaltantes Antonio Adao Da Silva, Ronny Suárez Masabi y Camilo Maldonado.

 

Dentro del juicio están acusados por delito penal seis policías. Se trata del policía Édgar Huanquiri Quispe, acusado por delitos de tentativa de homicidio, lesiones graves, gravísimas y leves e incumplimiento de deberes; mientras que el ex director de la Felcc, Gonzalo Medina Sánchez, y los policías Fernando Moreira Morón, Robert Gabriel Ruiz Medina, Jorge Silva Salvatierra y Ricardo Salas Valdez, fueron acusados por la comisión de delitos de incumplimiento de deberes, homicidio culposo y lesiones culposas en comisión por omisión. Todos se defienden en libertad.