Congreso Brasil procesará a un hijo de Bolsonaro y a otros diputados ultras

El proceso será instaurado por «ofensas reiteradas» contra parlamentarias, por alentar actos contra las instituciones y por declaraciones contra las medidas preventivas ante el COVID-19.

El Consejo de Ética del Congreso de Brasil anunció el miércoles (27.04.2022) que procesará al diputado Eduardo Bolsonaro y a otros cinco legisladores de ultraderecha por conductas antidemocráticas, entre otros diversos motivos.



En el caso del hijo del presidente Jair Bolsonaro, el proceso será instaurado por «ofensas reiteradas» contra parlamentarias, por alentar actos contra las instituciones y por declaraciones en contra de las medidas de prevención contra el COVID-19.

El Consejo de Ética anunció que también serán procesados, por motivos similares, Bia Kicis, Carla Zambelli, Éder Mauro, Wilson Santiago y Soraya Manato, legisladores de la base de ultraderecha que respalda al gobierno de Bolsonaro en el Parlamento.

En todos los casos, de ser hallados culpables, las sanciones podrían ir desde una simple advertencia hasta la destitución, aunque ese extremo parece remoto, ya que cualquier decisión en ese sentido debería ser respaldada por el pleno de la Cámara baja, en la que la base oficialista tiene mayoría.

 Las denuncias contra los seis diputados fueron formuladas durante el año pasado, pero el Consejo de Ética había suspendido sus actividades debido a las restricciones impuestas por la pandemia, que ya ha causado más de 660.000 muertes en Brasil, uno de los países más afectados por la crisis sanitaria.

Los procesos en el Consejo de Ética coincidirán en principio con el proceso de cara a las elecciones de octubre próximo, cuando Brasil irá a las urnas para elegir a un nuevo presidente y a los gobernadores de los 27 estados, así como para renovar las cámaras legislativas.

Sin embargo, el propio Consejo de Ética aclaró que no existen plazos legales para el inicio del trámite, que suele prolongarse durante unos seis meses.

Los procesos fueron anunciados una semana después de que la Corte Suprema condenó a ocho años de prisión al diputado Daniel Silveira, otro referente de la ultraderecha, por amenazas a los magistrados de ese tribunal y a las instituciones democráticas, y hacer apología de las dictaduras, entre otros delitos.

Un día después, sin embargo, Silveira fue indultado por el presidente Bolsonaro, una decisión que volvió a tensar la cuerda de las relaciones entre el mandatario y la Corte Suprema, que aún deberá analizar la constitucionalidad del beneficio concedido al diputado.

gs (efe, Folha de S. Paulo)

Fuente: dw.com