Costas acusa al asesor de Camacho de buscar debilitar la institucionalidad cruceña



Fuente: El Deber
 

El exgobernador Rubén Costas apuntó ayer a Wálter Chávez, el antiguo estratega político y electoral del MAS y que ahora asesora al gobernador Luis Fernando Camacho, como el cerebro de las acciones “que debilitan” a las instituciones productivas de Santa Cruz.

El señalamiento surgió en medio de la pugna por la denuncia sentada por la Gobernación a causa del supuesto desvío de Bs 700.000 en la gestión de Costas para cubrir parte de la campaña electoral municipal de 2021. Costas la definió como “un plan para promover su “muerte civil” y la aniquilación de Demócratas, el partido que fundó en 2013.

Costas manifestó, en el programa Influyentes de EL DEBER-Radio, que no denuncia sin tener pruebas, pero recordó que hay “secretos a voces” sobre el perfil de la persona que maneja la estrategia de Camacho y fue cuando mencionó a Chávez. “De ahí vienen todas las estrategias”, dijo durante la entrevista.

“Me remito a las pruebas”, añadió en referencia a declaraciones de los disidentes de Creemos y otras fuerzas políticas, como Comunidad Ciudadana. “Wálter Chávez es el que maneja todo, es el que da las consignas y quien hace todas las estrategias”, afirmó.

El aludido estratega político evitó polemizar con Costas. Consultado, escribió: “Yo no tengo nada que ver, por eso no voy a dar ninguna declaración”. Eso sí, hizo foco en el caso que investiga la Fiscalía. “Demócratas tienen un problema por un hecho de corrupción. Hoy me están usando para desviar el debate y creo que los medios deben preguntarles a ellos por las pruebas contundentes que hay. Hay confesiones de los funcionarios que hicieron la corrupción”, señaló el asesor de origen peruano que cuenta con el estatus de refugiado político en el país.

Costas sostuvo que el proceso investigado por la Fiscalía tardó “menos de seis horas en levantarse” tras la denuncia pública de la Gobernación. Manifestó que la propia empresa encargada de impulsar la publicidad reconoció que hubo errores sobre dicha campaña en redes sociales.

Reclamó un debido proceso respecto a esta denuncia, que no es la única que emerge desde la administración de Creemos, ya que también se denunció “una supuesta falta de pago de los servicios de agua y electricidad de la Villa deportiva” Abraham Telchi y otro por el extravío de un disquete.

El fin de semana, desde su cuenta en Twitter, Camacho cuestionó a su antecesor. “Hemos recuperado la Gobernación de los traidores que entregaron la autonomía y nos vendieron por más de una década. Y, encima, manejaron la Gobernación de manera corrupta”, escribió.

Aclaró que el proceso que afecta a Costas, Aguilera y al concejal Carlos Manuel Saavedra se debe a que “en plena pandemia, cuando la gente estaba muriendo, sacaron Bs 700.000 de la lucha contra el Covid y la gastaron en publicidad política de su partido”.

Por este caso, el exgobernador debía comparecer el viernes ante el juez que analiza la solicitud de la Fiscalía para enviarlo preso al penal de Palmasola por el supuesto desvío de Bs 700.00 de la Gobernación para favorecer la campaña electoral de Roly Aguilera, uno de sus estrechos colaboradores que 2021 buscó la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra por Demócratas.

Ese año, el partido de Costas no presentó candidato a la Gobernación, precisamente, para fortalecer un bloque de unidad liderado por Camacho para frenar al MAS. El exgobernador recordó que ofreció el respaldo al jefe de Creemos sin que medie un pacto político.

Costas, en este escenario, expresó su preocupación por las consecuencias del proceso planteado en su contra y que puede girar dramáticamente si es encarcelado en los términos solicitados por la Fiscalía. La decisión la puede asumir el juez durante la audiencia convocada para mañana.

“Lo que está claro es lo que estamos viviendo. Esa sistemática campaña que comienza hoy para hacer que Rubén Costas muera civilmente y no queden ni cenizas ni de él ni de Demócratas”, remarcó el primer gobernador cruceño.

La otra preocupación, según expresó en la entrevista radial de ayer, es una eventual “toma de instituciones” por parte de personas cercanas con el oficialismo.

Señaló que una estrategia como la que desarrolla Chávez, “ocasiona peleas entre instituciones cruceñas, violando estatutos como el caso de Fegasacruz (Federación de Ganaderos de Santa Cruz)”. “Posiblemente eso es lo que vaya a suceder con la próxima elección de la CAO (Cámara Agropecuaria del Oriente), o lo que quisieron hacer con la Cámara de Industria y Comercio (Cainco), chantajeando, extorsionado y queriendo llevar a un candidato”, subrayó.

Fegasacruz renovó este año su directorio tras un proceso marcado por denuncias contra el comité electoral que vetó la participación de unas siete asociaciones y denuncias sobre la vulneración de sus estatutos. Estas quejas se resolvieron antes de los comicios y Adrián Castedo fue elegido en febrero el nuevo presidente. Luego de jurar, anuncio que su principal misión será enfrentar los avasallamientos, un problema que enfrenta el sector productivo con críticas a sectores afines al MAS.

En el caso de la CAO, la directiva de la entidad se renovó el año pasado y debe concluir en 2023.

Desde Creemos se evitaron dar comentarios sobre la posible amenaza contra las entidades cruceñas y en la línea de Chávez el foco está en la investigación de la Fiscalía. El presidente de la Asamblea Legislativa Departamental, Zvonko Matkovic, presentó ayer la rendición de cuentas de 2021 y le dijo al EL DEBER que ya no haría ningún otro comentario.

Además de Costas y Roly Aguilera, la Fiscalía también pidió la detención de Manuel Saavedra, el único concejal de Demócratas en la comuna cruceña. El fin de semana, en video divulgado por sus redes sociales, Matkovic pidió “separar la paja del trigo” y solicitó a la Fiscalía que actúe con “extremo cuidado” para diferenciar quiénes fueron autoridades y quiénes no, como es el caso de Saavedra.

El presidente de la Asamblea también cuestionó al antecesor de Camacho por la postura que asumió ante el llamado operativo del hotel Las Américas de 2008. “El MAS entró con paso de parada a Santa Cruz un 16 de abril, cuando mató, encarceló y persiguió cruceños, y el rotundo silencio de su Gobernación los envalentonó para hacer lo que les diera la gana con cientos de familias cruceñas y todas sus instituciones”, señaló.

Camacho se valió de Rubén Costas para llegar a la Gobernación y ahora lo traiciona. Le dijimos que Camacho no era confiable y que iba a matar a Demócratas. Desgraciadamente tuvimos razón”, dijo Vladimir Peña, quien fue cercano a Costas y dirigente de Demócratas.