Desfalco del MAS al Fondioc oscila entre 182 y 600 millones de dólares

Las cifras del desfalco por los funcionarios del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) a cargo del Fondioc van desde los conservadores 102 millones de bolivianos, según el Gobierno, hasta los 600 millones de dólares, según investigaciones independientes.

 

  • La exministra de Desarrollo Rural Nemesia Achacollo, presidenta del Fondioc. | APG

 

Fuente: Los Tiempos
Wilson Aguilar

La gran cantidad de recursos económicos que manejó el Fondo Indígena Originario Campesino (Fondioc) en proyectos fantasma, depósitos en cuentas individuales y otros ítems irregulares hace que difícilmente se pueda cuantificar con exactitud el monto de dinero estafado al Estado y el daño económico real producidos al país.



Las cifras del desfalco por los funcionarios del Movimiento Al Socialismo (MAS) a cargo del Fondioc van desde los conservadores 102 millones de bolivianos, según el Gobierno, hasta los 600 millones de dólares, según investigaciones independientes.

En medio, varios estudios dan cifras que como común denominador sobrepasan el monto oficial dado por el Gobierno. Por ejemplo, el politólogo Diego Ayo, exinvestigador de la Fundación Pazos Kanki, estableció un desfalco de 182 millones de dólares.

El exdiputado opositor y también exdirector del Fondioc durante el Gobierno de Jeanine Áñez, Rafael Quispe, denunció el desfalco de 3.400 millones de bolivianos (485 millones de dólares)

En 2016, el entonces senador Oscar Ortiz presentó un informe sobre la corrupción en el Fondioc y estableció un daño al Estado de 545 millones de bolivianos (78 millones de dólares).

Otro investigador, Manuel Morales, aseguró que la estafa en el Fondioc ronda los 600 millones de dólares.

De manera oficial, con datos de un determinado número de proyectos, el Gobierno, a través de la interventora de la entidad Lariza Fuentes, informó en agosto de 2015 de un presunto daño económico de 102 millones de bolivianos por 30 proyectos “fantasma” y 713 inconclusos que recibieron al menos un desembolso para ser ejecutados.

Superficial

Investigadores y políticos de oposición al MAS presentaron una serie de datos que expresan un mayor daño económico al Estado.

Diego Ayo estableció 1.032 proyectos, de los que el 67,5 por ciento fue aprobado. Todo ellos tienen distintas irregularidades.

“Implica el despilfarro y desfalco de 1.258.871.000 bolivianos o 182.709.869 dólares. Tanto dinero como el que se requiere para construir 10 hospitales de tercer nivel completamente equipados”, señala Ayo en su texto “La verdad sobre el Fondo Indígena”.

“Son millones de dólares ejecutados de una manera desproporcional y corrupta (…). La intención era enriquecer a los aliados más acérrimos de Evo Morales, a sus amigos más prominentes, a sus socios, Nemesia Achacollo, a su gente más leal”, sostuvo Ayo, actualmente desligado de Pazos Kanki.

Otra cifra

Ortiz presentó un informe como resultado de 20 meses de investigaciones y más de 30 peticiones de informe escrito y comparecencias de distintos altos funcionarios.

En el documento se especifica que el monto del daño al Estado es de 545.113.668 bolivianos, que incluye los proyectos denunciados a la Contraloría, los inexistentes (fantasma), los que no tienen descargo, los que están observados por factores administrativos y los que fueron destinados a fortalecimiento institucional.

Quispe denunció el desfalco de 3.400 millones de bolivianos.

En los últimos días, señaló que más de mil millones de bolivianos fueron a parar a cuentas particulares de dirigentes de las organizaciones sociales afines al MAS, aspecto que fue cuestionado de manera permanente por diferentes sectores.

El Gobierno se apropia de recursos 

El Gobierno de Evo Morales, a través de diferentes normativas, procedió con la confiscación de recursos del Fondo Indígena.

Emitió la Ley 3791, mediante la que cercenó el 30 por ciento de sus recursos, para pago de la Renta Universal de Vejez.

“A través de dos leyes y cuatro decretos, el Gobierno transformó al Fondo en su caja chica, o por decir una nueva forma de gastos reservados”, sostiene Manuel Morales. Utilizó recursos del Fondioc para la creación de universidades indígenas, hizo transferencia de recursos para consultores en línea del INRA, también para el Sistema de Apoyo Técnico para las organizaciones matrices nacionales.

Transferencias a afines por más de Bs 1.055 MM

El investigador y miembro del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) Manuel Morales refirió que el Fondo Indígena, entre 2010 y 2014, sufrió un desfalco de por lo menos 600 millones de dólares. Se transfirió a organizaciones sociales 1.055 millones de bolivianos.

“Éste es un monto que refleja la realidad de la situación, toda vez que los otros planteados son cifras que hacen referencia a periodos de tiempo”, indicó Morales.

Detalló que “el Gobierno ha sacado plata para otras cosas, pero que no han debitado por lo menos 728 millones de bolivianos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos, el 5 por ciento para el Fondo Indígena”.

“Si sumamos los 3 mil millones bolivianos y más con estos 728 millones de bolivianos, estamos hablando de por lo menos de 4.200 millones de bolivianos que sería el gran desfalco”, manifestó.

Montos transferidos

De acuerdo con detalle proporcionado, el Fondo Indígena, entre 2010 y 2014, desembolsó para presuntos proyectos de las organizaciones sociales más de 1.055 millones de bolivianos, que representa en dólares un monto superior a los 150 millones.

De este monto, la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb) recibió 319 millones de bolivianos; los interculturales, 103 millones de bolivianos, y las Bartolinas, 181 millones de bolivianos.