En Bolivia existen 134 denuncias al día por violencia contra la mujer; los feminicidas no soportan el empoderamiento femenino

En el primer trimestre de 2022 se registraron 11.963 casos de violencia. Los feminicidios ocurren por al menos tres factores: empoderamiento de la mujer, el hombre se cree el dueño de su pareja y por celos

Protestas contra la violencia machista. Foto: Enrique Canedo.
Protestas contra la violencia machista. Foto: Enrique Canedo.

Fuente: El Deber

En Bolivia las agresiones contra la mujer tienen datos alarmantes. Las 134 denuncias diarias de violencia reflejan que las vidas de las mujeres corren peligro por la ausencia de medidas estrictas judiciales y políticas de prevención. En lo que va del año se registraron 23 feminicidios. Los especialistas aseguran que el empoderamiento femenino es el principal factor para que las mujeres sean víctimas del machismo.

La directora de la Fiscalía Especializada en Delitos en Razón de Género y Juvenil, Daniela Cáceres, presentó la semana pasada datos alarmantes sobre la situación que atraviesa el país respecto a la violencia contra la mujer. La funcionaria de la Fiscalía informó que a escala nacional existe un ascenso de denuncias respecto a los delitos de violencia enmarcados en la Ley 348, ya que del 1 de enero al 31 de marzo del presente año se registraron 11.963 casos, mientras que, en el año 2021, en el mismo periodo, se reportaron 11.153, lo que significa un incremento de 810 casos de violencia.



Tomando en cuenta la cifra de este primer trimestre de 2022, en el país existe 134 denuncias diarias de violencia. Este número muestra que en Bolivia la situación de la mujer todavía corre peligro y que las medidas adoptadas por el sistema judicial y político no son acertadas y cumplidas.

“Tenemos cifras del primer trimestre del 2022, comparadas con el primer trimestre del 2021 se observa un incremento de las denuncias en los cinco delitos más preponderantes de la Ley 348 y se pudo evidenciar que existe un mayor número de casos por parte de la población; en ese sentido, podemos decir que el aumento a las denuncias de enero del 2022 al 31 de marzo del año en curso ha sido de 11.963 a diferencia del año 2021 que fue de 11.153 incrementándose en 810 casos más denunciados en la actualidad”, detalló Cáceres.

Según datos del Ministerio Público, el principal delito denunciado es violencia familiar o doméstica, con 9.527 casos; seguido de abuso sexual, con 682; violación 661, violación de infante, niña, niño o adolescente 611 y estupro 364, entre otros.  En 2021 en el primer trimestre se registraron por violencia familiar o doméstica 9.111 casos, seguido de abuso sexual 528, violación 542, violación de infante, niña, niño o adolescente 436, estupro 375, entre otros.

Incremento de casos

Cáceres remarcó que existe un incremento en los delitos de tentativa de feminicidio, ya que en 2021 se tenían 35 casos denunciados al 31 de marzo, mientras que en la actualidad, del 1 de enero al 31 de marzo de 2022 se tienen 50 casos presentados. Según la Fiscalía, estas cifras demuestran un incremento evidente de las denuncias debido a que hay una mayor confianza de la población para presentar demandas. 

El departamento con mayor índice de casos denunciados es Santa Cruz, con 4.536; seguido de La Paz, con 2.417; Cochabamba tiene 1.835, Tarija 980, Potosí 759, Chuquisaca 627, Beni 349, Oruro 345 y Pando con 115.

Cáceres colocó al consumo de bebidas alcohólicas como el principal detonante de la violencia contra la mujer. Además, dijo que los celos es otro factor. “Cada causa es diferente. El consumo de alcohol es una de las causas que provoca mucha violencia y es uno de los factores con más incidentes”, detalló.

María Galindo es activista y dirige el colectivo Mujeres Creando. Ella no ve resultados en las políticas del Gobierno sobre la violencia contra la mujer y cuestionó que solo haya reuniones “burocráticas” con el fin de mostrar gestión.

“En esa comisión del Gobierno no hay ninguna seriedad, se han juntado para la foto. Son abogaduchos contratados por el ministro (Iván) Lima y que van a traficar con los casos y las esperanzas de justicia”, remarcó. “El ministro Lima sale a prometer milagros, cuando en un año no ha podido hacer nada para reformar la justicia”, criticó Galindo.

La activista se refiere a la comisión que creó el Gobierno para frenar la violencia contra la mujer y que en el inicio de su trabajo tuvo un solo rostro femenino: el de la ministra de la Presidencia, María Nela Prada. Ahora, Galindo expone que el sistema judicial y político no favorece en la lucha de las mujeres contra los abusos.

La ministra Prada fue la única mujer entre las diez autoridades de la comisión que examina los casos impunes de violencia, violación y feminicidio tras el escándalo judicial provocado por la liberación ilegal de un depredador sexual en El Alto. Después se convocó a la defensora del pueblo, Nadia Cruz, y a la senadora Virginia Velasco, de filas del MAS.

“Estamos frente a un Gobierno que sólo sabe calcular lo que le conviene. Es un gobierno inseguro que en esos cálculos pierde toda su energía”, arremetió Galindo.

Por su parte, la senadora Andrea Barrientos no ve resultados de la comisión al margen de hallar a jueces y abogados que ayudaron a liberar a feminicidas. “¿Por qué no se convocan a organizaciones de la sociedad civil que además tienen datos e información respecto a la retardación de justicia?”, cuestionó la legisladora de filas de Comunidad Ciudadana (CC).

Casos de feminicidios

Vania, Valeria, Wilma y Pamela son algunas de las 23 mujeres que fueron víctimas de sus feminicidas. Los hechos muestran crímenes despiadados y llenos de odio. Las regiones de La Paz, Santa Cruz y Cochabamba registraron la mayor cantidad de feminicidios, con diez, siete y tres, respectivamente, según el reporte que brindó el secretario general de la Fiscalía, Edwin Quispe.

Con estas cifras al primer trimestre de 2022, cada cuatro días una mujer es víctima de feminicidio, tomando en cuenta que en 90 días se registraron 23 asesinatos.

Según una investigación del médico Juan Cruz Guisbert, el factor principal de los feminicidios se debe al empoderamiento de la mujer, lo que significa que un grupo de varones no acepta que una mujer pueda gozar de autonomía y fortalecimiento. Un segundo factor son los celos sobre todo de exparejas que no permiten que una mujer rehaga su vida. En el estudio también se incluye el consumo de alcohol como un factor para la ejecución de feminicidios.

La doctora en educación y master en filosofía Marynés Salazar pone cinco antecedentes para que un feminicidio se ejecute. La experta detalló que tuvo que existir antecedentes vinculados a varios tipos de violencia antes del hecho: la simbólica, la mediática, la psicológica (dentro de la familia), la sexual y la física.

“La violencia simbólica está vinculada más a nivel social y cultural que hace que se entienda a la mujer como un objeto, ya sea de reproducción, de imagen y de intercambio. La violencia mediática implica la estereotipado del cuerpo, de la vida y del hecho de ser mujer”, explicó Salazar.

Luego de vivir esos tipos de agresiones, Salazar añadió que la víctima se vuelve vulnerable para pasar a la violencia psicológica en el entorno familiar, en el cual sus allegados la tratan hasta hacerle perder su autoestima. Después se ejecuta la violencia sexual, donde el varón se considera dueño del cuerpo de una mujer y se pasa a la violencia física. Finalmente se ejecuta el feminicidio.

Michelle Shaw es representante de la organización de víctimas de feminicidio en Bolivia. La activista explicó que trabaja en una propuesta para que el Gobierno frene la ola de violencia contra mujer y feminicidios. Entre las sugerencias plantea la modificación de las políticas criminales.

“Cuántas víctimas están peregrinando por justicia, las familias de las víctimas son las que sufren, mientras que los violadores y asesinos andan sueltos en la calle. Pedimos justicia y seguridad para las mujeres, no queremos más miedo ni muerte de las hermanas”, exigió la activista Shaw.

Mientras, la directora de Casa de la Mujer Bolivia, Paola García, ve que las cifras se quedan cortas debido a que hay víctimas silenciosas que siguen soportando la violencia machista. “Son 26 denuncias por día que se registran en la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia, sin contar a víctimas que se callan”, dijo.

Fuente: El Deber