El profesor mexicano Alfredo Jalife-Rahme, experto, escritor y analista político, afirmó que Bolivia lleva ventaja a Argentina, Chile y Perú para las labores de explotación de litio, por lo que es un momento importante para impulsar este mercado y así generar mayores ingresos en favor del país.

“Quien lleva la ventaja es Bolivia (…), porque ha recuperado su gobernabilidad, estabilidad política y traen una cotización de su divisa que no podemos decir lo mismo de las cotizaciones que tienen ni Chile ni Perú ni Argentina”, afirmó en la transmisión Piedra, Papel y Tinta, de La Razón.

Consideró que, además, es complicado que la banca internacional pueda financiar la explotación de la materia prima en Argentina y que el gobierno de Gabriel Boric (izquierda) en Chile “no gusta a los inversores.

Otro de los productores regionales de litio es México. Jalife-Rahme cree que será imposible que, por ejemplo, China, pueda contribuir a la explotación del recurso en la frontera con Estados Unidos, esto por razones geopolíticas.

Asimismo, el especialista explicó que cada país de la región decidirá y promoverá la explotación de este recurso en función a sus circunstancias, pues cada uno atraviesa por una realidad política y económica distinta.

Afirmó que no solo se trata de extraer ni tener reservas, sino, de tener gobernabilidad, estabilidad política y otras circunstancias que ahora, según el experto, no tiene Perú.

Opinó que Argentina ahora tampoco tiene una estabilidad como quisiera el mercado internacional, pues fue desbancada por Colombia del tercer lugar en el Producto Interno Bruto (PIB). “El futuro de Argentina es difícil”, sostuvo Jalife-Rahme.

Agregó que, en la actualidad, el momento de Chile “tampoco es fácil”, pues ahora pasa por una transición “muy compleja”, luego de que asumiera la presidencia Boric, en lugar de Sebastián Piñera.

La Razón informó el 24 de marzo de este año que Bolivia tiene previsto comenzar, entre los años 2023 y 2025, la producción de carbonato de litio a nivel industrial en un estimado de 15.000 toneladas anuales.

En ese marco, la estatal Yacimiento de Litio Bolivianos (YLB) informó que en 2023 será el año de la fase piloto de producción de carbonato de litio, en la planta de Llipi, ubicada en el sudoeste de Potosí; sin embargo, el salto a la fabricación de baterías de litio aún deberá esperar.