Irán ante un juez los militares imputados por la muerte de un estibador durante un operativo de la Aduana

La audiencia se fijó para este viernes en el Juzgado 4to de Instrucción cautelar. La defensa de la familia del hombre abatido a tiros, solicitarán cambiar el tipo penal en contra de los militares acusados y pedirán la pena máxima

 

 

 

Fuente: El Deber
Jessica Vega Muñoz / SANTA CRUZ

Para la mañana de este viernes fue fijada la audiencia cautelar en contra de los tres militares acusados por el delito de homicidio, por la muerte del estibador que fue abatido a tiros en un operativo de la Aduana que realizaron el miércoles por la madrugada en el séptimo anillo zona del Cambódromo.

El abogado de la familia del estibador, Fernando Parra, indicó que la audiencia se realizará en el Juzgado 4to de Instrucción Cautelar, donde solicitarán al juez Marianela Salazar, la condena máxima en contra de los autores de la muerte de Jorge Alberto Flores, de 27 años.

Parra señaló que las pruebas de guanteletes fueron vitales para verificar quiénes fueron las personas que hicieron uso de sus armas de fuego, las mismas que quedaron aprehendidas y este viernes estarán sentadas en la silla de los acusados, explicó en entrevista con El DEBER Radio.

Por su parte, otro de los abogados de la familia del estibador, Franz Menacho, indicó que solicitarán al juez que modifiquen el tipo penal por el que se está imputando a los tres militares.

Son tres los militares imputados por el supuesto delito de homicidio, la defensa solicitará que se modifique el tipo penal por el de asesinato porque los militares cuando ingresaron a los predios lo hicieron con premeditación, alevosía y ventaja

«Fue premeditado, con intensión de extorsionar a las personas, pero como se vieron imposibilitados a sacar dinero al supuesto  propietario de supuesto contrabando, ellos dispararon a matar, donde la víctima en ese momento acaeció», manifestó.

Es más, señaló que la prueba de guantelete que salió positivo en los militares, se presume que uno perpetró el arma de fuego y otro la ocultó, porque en ese momento en la escena del crimen no se encontraban las armas.

Agregó que verificarán en el Juzgado 4to si la autoridad libró alguna orden de allanamiento para que el Control Operativo Aduanero (COA) con el ejército ingresen, ya que ellos venían haciendo seguimiento 24 horas antes.

«Un día antes estaban haciendo seguimiento en el lugar, lo que quiere decir que fue planificado por los funcionarios militares a orden de las personas de la Aduana», aseveró.

Por su parte, Parra recalcó que ninguno de los trabajadores, entre choferes y estibadores,  dio positivo a las pruebas de haber manipulado algún arma de fuego, por lo que al final la Fiscalía les dio el cese de arresto, pero fueron aprehendidos por un segundo proceso por favorecimiento al contrabando, caso seguido por la Aduana.

 

Señaló que, de acuerdo con las declaraciones de los testigos presenciales del hecho,  Jorge Alberto fue la persona que abrió el portón para que saliera el camión cargado con cerveza (de contrabando). «Él abre el garaje, sale el camión y es cuando ocurren los disparos. Existen dos impactos de bala en el tanque del camión, pudieron haber fallecido otras dos personas que estaban en el interior del vehículo», comentó el abogado.

Parra indicó que una persona con chaleco de la Aduana fue quien ordenó a los militares abrir fuego, el mismo que aún no está identificado y pedirán que se haga el reconocimiento. «Habían manifestado en su momento que hubo un cruce de fuego, pero eso es totalmente falso, también decían que estaban ebrios, pero no es verdad, se hizo examen toxicológico y se descartó», sostuvo.

 

Por otra parte, indicó que funcionarios de Aduana ya habían visitado el garaje el día martes, conversaron con los trabajadores buscando saber quién era el dueño del lugar, o de la mercadería, pero estos indicaron desconocer. Dijeron que solo fueron contratados como estibadores y que recibían Bs 120 de pago al día. Además, dijeron que el camión que salía del garaje no tenía mercadería, estaba vacío.

Lamentó que el operativo terminara con una persona fallecida. Según la autopsia, Jorge Alberto murió por un shock hipovolémico y sufrió un impacto de bala en el fémur derecho. «El informe indica que recibió un solo disparo, y la pregunta es: ¿por qué no se prestó el auxilio correspondiente y se permitió que muera de una manera muy fea, desangrándose y sin recibir auxilio», manifestó.

Cerca de las 10:00 los militares acusados ingresaron al palacio de Justicia, y recién cerca de las 11:00 la Juez instaló la audiencia cautelar.