La Alcaldía adeuda Bs 9,2 millones por consumo de electricidad en mercados

El monto es superior a la deuda de los hospitales y de las unidades educativas. Una concejala presentó un proyecto de ley para modificar la norma para evitar los pagos. Gremialistas venden los puestos que fueron cedidos en la gestión de Sosa
Alba Roca

Hace dos años que la Alcaldía viene cubriendo el pago de energía eléctrica a los mercados municipales. Hasta marzo de este año, la deuda acumulada por consumo de electricidad en los centros de abastecimientos estaba por los Bs 9,2 millones. El monto es superior a lo que paga la comuna en los hospitales municipales y centro de salud, que alcanza los Bs 743.811 al mes. También es mayor a la deuda de las unidades educativas, que está en los Bs 711.435.

Desde el Concejo Municipal, la edil Lola Terrazas, de la alianza opositora Comunidad Autonómica (C-A), cuestiona esta subvención y solicitó la modificación de la normativa aprobada en 2019, que posibilita que el municipio se haga cargo del pago de este servicio en bienes municipales.

La deuda de más de Bs 9,2 millones incluye al mercado mayorista Abasto II, al mercado nuevo Los Pozos y otros centros de abastecimientos de la ciudad.

La concejala Terrazas ha realizado varias denuncias referidas a que la municipalidad destina recursos económicos para cubrir los pagos de servicios públicos en los mercados y dependencias municipales.

“Resulta que mediante una ley hacen que con nuestros recursos paguen el consumo de energía eléctrica a los mercados municipales; eso es una total aberración, es un asalto a los bolsillos de la gente”, cuestionó la concejala.

La edil recordó que la Ley 809 para la Administración y Prestación del Servicio de Alumbrado Público fue modificada en septiembre de 2019 por la exalcaldesa Angélica Sosa, después de la construcción de nuevos mercados con recursos de la Alcaldía.

Aseguró que modificaron varios artículos, pero el 9 es el que más se cuestiona porque contempla bienes municipales, como los mercados y los edificios. Se incluyó a los nuevos mercados La Ramada, Abasto, Los Pozos y otros.

Terrazas considera que cada asociación de comerciantes debe pagar su consumo electricidad.

“Esta normativa es inconstitucional y vulnera la norma, pero aquí prima mucho más los acuerdos políticos de los sectores que el bienestar de los vecinos”, reprochó la concejala por C-A.

Por esta razón, la concejala presentó un proyecto de ley para la modificación de la norma. “Deben hacer como los mercados privados, que cada uno paga su consumo de energía eléctrica. Vamos a proponer que de una vez las asociaciones de los mercados municipales tengan su propio medidor y paguen su consumo”.

Anteriormente el Gobierno Municipal también tuvo que pagar Bs 65 millones de deuda por energía eléctrica a presión de los comerciantes que bloquearon el Concejo porque les cortaron el servicio.

Venta de puestos

A pesar de que los mercados son bienes municipales y fueron entregados sin costos a los comerciantes, algunos gremialistas venden sus puestos en precios que varían entre los Bs 21.000 y los Bs 35.000, dependiendo del centro de abastecimiento, el tamaño y la ubicación.

A muchos no los atrapa ni siquiera los incentivos que brinda el municipio, pues dejan sus puestos para continuar vendiendo en las calles y espacios públicos.

Muchos han conseguido más de un puesto en los nuevos mercados municipales, pese a que las autoridades indicaron que cada comerciante recibiría solo uno.

La venta de puesto ocurre en la mayoría de los mercados. Por ejemplo, en el nuevo mercado de La Ramada.

Eulalia vende en el área de librería y ayuda a otra comerciante que está vendiendo su puesto en $us 3.000. Justifica que la mujer necesita el dinero y desea retirarse del lugar.

Otro sector donde hay puestos disponibles en este mercado es en el de productos varios. Una de las vendedoras es Angélica, pues asegura que tiene problemas de salud, por lo que ya no puede atender sus puestos. Tiene dos lugares juntos que los vende en $us 6.000, cada uno, pero el comprador debe pagar $us 12.000, porque los puestos no se pueden dividir.

Ella tiene otro lugar de tres puestos juntos que cuestan $us 15.000, por ser más pequeños que los anteriores. Además, su hija también está vendiendo su espacio en un sector más al centro, que tiene el valor de $us 6.000.

Los comerciantes también aseguran que se paga el derecho a socio y se hacen aportes a la asociación a la que se pertenece.

En la parte externa del mercado también se puede encontrar puestos en anticrético y alquiler a diferentes precios, todo depende de la ubicación.

Muchos comerciantes señalan que el dueño es otra persona, pero que se prestan los puestos para no perder el derecho de posesión.

La misma situación se repite en el caso del nuevo Mercado Los Pozos, aunque la venta de puesto es en menor cantidad.

En este mercado hay dos galpones y es uno de los más concurrido. En el centro de abastecimiento hay pocas casetas cerradas, debido a que la venta es más fluida.

El vicepresidente de una de las asociaciones de este sector señaló que está prohibida la venta de puestos en el mercado municipal, porque la Alcaldía otorgó esos espacios y, más bien, exigen que las autoridades trasladen a los ambulantes que se mantienen en el antiguo mercado de Los Pozos.

Estos comerciantes creen que algunos no se han esforzado lo suficiente para hacer funcionar sus puestos.

La situación es distinta en el segundo galpón, donde se ve menos afluencia y la mitad de los puestos permanecen cerrados. En este lado, donde se comercializa ropa, accesorios de cocina y otros productos, algunos socios venden sus puestos en Bs 35.000.

Municipio investigará

El secretario de Seguridad Ciudadana, Ariel Lino, dijo que investigarán la venta de puestos. Recordó que el Gobierno Municipal otorga los puestos y no deben ponerse a la venta.

“Vamos a hacer las investigaciones correspondientes, pero recordamos a los vendedores que el encargado de otorgar los puestos de venta es el municipio, no una asociación gremial ni ningún dirigente. Los puestos de venta son otorgados por el Gobierno Municipal a través de la Secretaría de Seguridad Ciudadana”, explicó Lino.

Agregó que esta irregularidad debe ser denunciada en las instancias que correspondan.

En otros mercados

Los puestos en los mercados mixtos, es decir, donde el terreno fue otorgado por la Alcaldía y los comerciantes invirtieron en la construcción, el costo de los puestos es más elevados.

En el mercado Estación Argentina, los puestos varían de $us 30.000 a $us 40.000, dependiendo de la ubicación. Algunos comerciantes para tener mayor espacio tienen sus locales en más de un puesto, por lo que no pueden dividirlos y los venden juntos. Hay locales que tienen cuatro metros de frente y tres metros de fondo.

Hay puestos que se ofrecen en alquiler y los precios varían desde Bs 500 hasta Bs 700.

La venta de estos locales también se ofrece a través de las redes sociales. Por ejemplo, hay ofertas de los mercados Mutualista, el nuevo del Plan Tres Mil, Fortaleza, Primavera y otros.

La situación es distinta en los mercados privados, porque los comerciantes son propietarios tanto de los terrenos como de la infraestructura, por lo tanto, los puestos tienen valores más altos.

Una gremialista que es ambulante en el antiguo La Ramada, señaló que compró su puesto en $us 80.000 en un mercado de la zona norte y lo paga en cuotas.
En las inmediaciones de la feria Barrio Lindo hay puestos en alquiler. En el bloque de Pro Mayor se encuentran tiendas que pagan $us 1.250 de renta al mes, que incluye la extensión a ocupar parte del garaje como venta, pero los que alquilan solo el local pagan $us 900 y para ocupar una parte del garaje, otros $us 500.

Se alquila espacios para los ambulantes en distintos sectores y cada lugar cuesta entre Bs 500 y Bs 600.

Los vendedores ambulantes que se asentaban en una jardinera y fueron desalojados, pagaban Bs 200 el metro cuadrado para asentar sus puestos de comida.

Los que se asientan a vender en las inmediaciones de los centros de abastecimiento aseguran que es complicado instalarse sin el consentimiento de las asociaciones, pues cada espacio está loteado y se tiene que pagar por la afiliación y hacer aportes mensuales. Además, deben asistir a todas las reuniones que hacen y defender los lugares que tienen tomados.