La dura declaración de Aramayo: “No se movía ni un pelo en el Fondo Indígena sin autorización de Nemesia Achacollo»

 

Fuente: El Deber
Eduardo Ruilowa

 

El fallecido Marco Antonio Aramayo, quien fue director del Fondo de Desarrollo para los Pueblos Indígenas Originarios y Comunidades Campesinas (Fondioc) entre septiembre de 2013 y febrero de 2015 y quien denunció el millonario desfalco en esa institución, dijo en vida que “no se movía ni un pelo en el Fondo Indígena sin la autorización de Nemesia Achacollo y ella está libre e impune”. Y estando ya preso hizo notar que le abrieron más de 200 juicios, “necesito 700 años en la cárcel”.

Aramayo denunció que el Movimiento Al Socialismo (MAS) utilizó recursos del Fondo Indígena para campaña política, obras fantasma y desembolsos en cuentas personales, entre otros.

Además, advirtió que la exministra de Desarrollo Rural Nemesia Achacollo tomó parte de una serie de irregularidades. 

Aramayo le solicitó una auditoría para frenar la corrupción, pero esto quedó en nada, toda vez que, ante la aparición del caso irregular, lo primero que se hizo fue destituir a Aramayo y nombrar a una interventora en su lugar, Lariza Fuentes.

“Soy la persona que denuncié el caso del Fondo Indígena y por eso hoy soy sometido a una estrategia macabra, a una persecución fanática”, argumentaba Aramayo.

A diferencia de Aramayo que enfrentó más de 250 denuncias, la Fiscalía abrió un solo proceso contra la exministra que sigue en fase de investigación, pese a que ella, en su calidad de ministra, fue presidenta del Directorio del Fondo Indígena y benefició con proyectos a decenas de dirigentes de organizaciones sociales, según las denuncias.

Muchos de esos proyectos no fueron ejecutados. Achacollo goza desde 2017 de prisión domiciliaria, pero se la ha visto en mitines políticos del MAS.

“No se movía ni un pelo en el Fondo Indígena sin autorización de Nemesia Achacollo y ella está libre e impune en este país (…) Ella fue la que aprobó los 3.462 proyectos por más de cinco mil millones, autorizó el financiamiento de 1.100 proyectos por valor de 729 millones de bolivianos. Estos proyectos no salieron para Unidad Nacional (UN) ni para el MNR, salieron para los afiliados a las organizaciones sociales afines al MAS”, dijo en una pasada entrevista Aramayo.

Luego de la muerte de Marco Antonio Aramayo, se conoció que toda la cúpula de exautoridades y dirigentes del MAS quedaron en libertad, unos con medidas sustitutivas y otros con libertad irrestricta, dentro del caso por el desfalco millonario a la institución indígena.

Aramayo había identificado a cuatro dirigentes como responsables de la entrega de dinero que ocasionó el desfalco millonario en ese emprendimiento estatal.

“Rodolfo Machaca (Csutcb), Ever Choquehuanca (Interculturales), Juanita Ancieta (Bartolinas) e Hilarión Mamani (Conamaq), ejercían violencia física, iban con su chicote al Fondo Indígena, ejercían violencia psicológica y verbal, ellos eran dueños del Fondo Indígena y yo era su empleado”, decía Aramayo.

El exdirector permaneció siete años en la cárcel y afrontaba más de 200 procesos por corrupción. Su estado se complicó el fin de semana cuando sufrió un paro cardiorrespiratorio y después una falla multiorgánica. Falleció la madrugada del martes al interior de una sala de terapia intensiva del Hospital Cotahuma, en La Paz.

“Me abrieron juicios, eso quiere decir que yo necesito 700 años en la cárcel, el Ministerio Público me va a hacer un mausoleo en la cárcel”, dijo en vida Aramayo.

​Vea el video: