La inversión extranjera generó ingresos netos por $us 594 millones en 2021, según el BCB

Provinieron principalmente de Suecia, Perú, España, Países Bajos y Suiza, que representan el 79,9% del total. Se destaca la recuperación de la IED bruta proveniente de Suecia ($us 286 millones) gracias a la reinversión de utilidades de empresas del sector de minería e industria manufacturera
Fernando Rojas Moreno

El Banco Central de Bolivia (BCB), en el documento ‘Avance de Cifras de Balanza de Pagos y Posición de Inversión 2021’ compartido recientemente, da cuenta de que, como efecto de las medidas adoptadas por el Gobierno nacional, los inversionistas extranjeros recuperaron la confianza y  el país generó un ingreso neto de $us 594 millones, revirtiendo la cifra negativa de $us 1.129 millones registrada en 2020.

Acorde con el ente emisor, los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) recibidos por empresas con participación accionaria extranjera sumaron $us 1.048 millones en 2021 en términos brutos, mostrando una mejora significativa con relación a 2020, cuando llegó a $us 165 millones.

Por actividad económica, la IED bruta se orientó a sectores como la industria manufacturera ($us 382 millones), minería ($us 296 millones), hidrocarburos ($us 186 millones), comercio al por mayor y menor ($us 75 millones) e intermediación financiera ($us 68 millones), que en el global representan el 96,1%, mostraron una mejora significativa con relación a 2020.

Por país de origen, estos influjos provinieron principalmente de Suecia, Perú, España, Países Bajos y Suiza, que representan el 79,9% del total. Se destaca la importante recuperación de la IED bruta proveniente de Suecia ($us 286 millones) gracias a la reinversión de utilidades de empresas del sector de minería e industria manufacturera, que en 2020 registró un flujo negativo. Asimismo, se observa mayores niveles de IED para el resto de países de donde provienen estos recursos.

El documento del BCB se refiere que la IED complementa a la inversión privada nacional y la inversión pública, financia proyectos de interés económico, facilita el acceso a tecnología internacional y contribuye a la formación de recursos humanos y generación de empleo. 

Detalla, además, que la cuenta corriente -expresa las transacciones realizadas por el país con el resto del mundo- registró un superávit de $us 815 millones equivalentes al 2,0% del PIB, mientras que las exportaciones y las remesas familiares recibidas experimentaron una mejora significativa.

En la Cumbre de Reactivación Económica y Productiva, el tejido empresarial del país planteó una ley de inversiones, la aplicación de nuevos modelos económicos sustentables y la reforma del Código Tributario, para que esa norma “ya no favorezca a los contrabandistas”.

“Buscamos una nueva ley de inversiones para traer inversiones no solamente nacionales, sino extranjeras, porque creemos que debe haber un clima de negocios adecuado y también una seguridad jurídica importante”, sostuvo el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Rolando Kempff, con ocasión de dicho evento empresarial.