Londres investiga información sobre supuesto ataque químico en Ucrania

Militares rusos en Mariúpol, el 11 de abril de 2022. REUTERS – STRINGER


El Reino Unido intenta comprobar si las fuerzas rusas utilizaron armas químicas en Mariúpol, ciudad portuaria del sureste de Ucrania asediada desde hace más de un mes, y su gobierno advirtió el martes de que habrá «una respuesta» si es así.



Con Daniel Postico, corresponsal de RFI en Londres, y AFP

La ministra de Exteriores británica, Lizz Truss, ha confirmado que están intentando verificar de forma urgente las informaciones que llegan de Ucrania y que señalan que el ejército ruso usó armas químicas en el asedio a la ciudad portuaria de Mariúpol. Están llevando a cabo la investigación junto a los Estados Unidos.

El Batallón Azov, un comando ucraniano vinculado a la extrema derecha y que ha estado luchando en Mariúpol, escribió en Telegram que un dron ruso había vertido una “sustancia venenosa” sobre las tropas y civiles y afirmó que la gente sufría problemas respiratorios y neurológicos. Indicó que tres de sus soldados se habían visto afectados.

También un líder separatista prorruso de la región de Donetsk, Eduard Basurin, pidió, en declaraciones realizadas hace unos días a una agencia rusa, el uso de armas química para hacer salir a los topos del agujero, en palabras suyas.

La ministra Truss ha advertido que cualquier uso de este armamento sería una cruel escalada en este conflicto y que pedirán cuentas a Putin y su régimen. Por si parte, el secretado de estado de Defensa británico, James Heappey, ha afirmado que no descartan nada en términos de una respuesta occidental si se confirma este ataque químico.

«Si se han usado, el presidente (ruso Vladimir) Putin debe saber que todas las opciones posibles estarán sobre la mesa en términos de cómo Occidente podría responder», afirmó el secretario de Estado para las fuerzas armadas, James Heappey, al canal privado Sky News.

«Hay cosas que superan todos los límites y el uso de armas químicas tendrá una respuesta», agregó.

La diputada ucraniana Ivanna Klympush denunció que Rusia ha usado una «sustancia desconocida» en Mariúpol y que la población sufría fallos respiratorios. «Lo más probable, armas químicas», tuiteó.

En un mensaje en la aplicación Telegram, un asistente del alcalde de Mariúpol matizó que el ataque químico «no está actualmente confirmado».

«Estamos esperando información oficial del ejército», escribió Petro Andryushchenko.

El portavoz del Pentágono estadounidense había afirmado la víspera que estaba al corriente de estas informaciones, pero no podía confirmar este tipo de ataque en la ciudad asediada a orillas del mar de Azov.

Rusia ha negado la comisión de cualquier crimen de guerra durante su ofensiva en Ucrania, lanzada el 24 de febrero.

Radio Francia Internacional