Más de 23.000 argentinos solicitaron permiso de residencia en Uruguay en los últimos dos años

La seguridad jurídica y la estabilidad económica están entre las principales razones para la mudanza

Fuente: Infobae

Entre el 11 de enero de 2020 y el 28 de febrero de 2022, se presentaron 38.471 solicitudes de residencia en Uruguay. El 60 por ciento de ellas provinieron de solicitantes argentinos. Exactamente, fueron 23.119, durante los últimos dos años. Los registros de residencia para Uruguay se incrementaron, sobre todo, durante la pandemia.

El Director Nacional de Migraciones, Eduardo Mata, dijo que quienes suelen pedir la residencia en Uruguay, tanto la temporal como la permanente, son “sobre todo, argentinos que ven en nuestro país un lugar muy beneficioso para radicarse”, informó Telemundo.



Uruguay, en ese sentido, se ha convertido en un país atractivo para vivir porque mantiene una serie de políticas migratorias que son amigables con los recién llegados y que hacen de Uruguay un destino seguro para los inmigrantes.

Se habla, además, de otras características positivas del país como la seguridad jurídica, la estabilidad económica, la seguridad personal (vinculada a la violencia) y la variedad de sus paisajes (desde cerros, hasta playas o ciudad).

En 2020, cuando llegó el coronavirus a Uruguay y Argentina, reinaba una gran incertidumbre en el país vecino debido a las cuarentenas obligatorias que impuso el gobierno de Alberto Fernández. Ese año, 450 argentinos pidieron la residencia temporal, y 6.818 la permanente.

En los dos primeros meses de 2020 ya se habían solicitado 150 residencias temporales y 1.541 permanentes por parte de argentinos.

Uruguay abrió sus fronteras a extranjeros recién en noviembre de 2021. Previo a eso, solamente ingresaban los ciudadanos uruguayos o los residentes extranjeros. En ese contexto, el 2021 terminó para el país con un récord de solicitudes de residencia ante el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Cada argentino, o extranjero en general, que quisiera ingresar al país en contexto de emergencia sanitaria tenía que solicitar el permiso con anterioridad. “Les pedimos a las personas que hagan las solicitudes una anterioridad de cinco días, sino no nos da el tiempo a nosotros para evaluarlo”, indicó el director nacional de Migraciones, Eduardo Mata Castro.

Hay que agendarse de forma electrónica para el inicio de una residencia lo hacen en los Consulados antes de ingresar y les dan una agenda para iniciar el trámite”, explicó Mata Castro sobre cómo tramitar los permisos para quedarse en Uruguay cuando las fronteras para turistas estaban cerradas.

En Punta del Este dicen que está naciendo el “Puerto Madero uruguayo” en un barrio llamado Manantiales porque la mayoría de los propietarios de esta zona de chacras, barrios cerrados y viñedos son argentinos Foto: Punta del Este

La situación sorprendió, incluso, a los técnicos de Cancillería, informó en aquel entonces el diario El País. En octubre de 2020, por ejemplo, vieron superados sus pronósticos más optimistas con respecto a la avalancha de pedidos de residencia de los argentinos.

En Uruguay, las revistas con famosos argentinos que vinieron a vivir al país desde que estalló la pandemia, como Susana Giménez, Valeria Lynch, Mónica Gonzaga, Ricardo Darín, Oscar González Oro, ya son comunes. Lo mismo sucede en un barrio de Punta del Este, llamado Manantiales, donde los locales dicen que está naciendo el “Puerto Madero uruguayo” porque allí la mayoría de los propietarios de esta zona de chacras, barrios cerrados y viñedos son argentinos.

“Por ahora esta inmigración es un fenómeno a atender: cabría esperarse un peso grande en lo económico en las principales zonas en las que se dan las inversiones, aunque (este récord de residencias) no mueve la aguja en la marcha poblacional del país”, comentó en 2021 el demógrafo Martín Koolhaas del Programa de Población de la Universidad de la República.

La diferencia entre las residencias

La residencia temporal la gestiona todo ciudadano extranjero que decida radicarse en Uruguay en forma temporaria. Este término, “temporario”, se define por un plazo no menor a 180 días y un máximo de 2 años (que pueden ser prorrogables) según la causal que da origen a su admisión (estudio, trabajo, deporte, etcétera).

La residencia permanente, en cambio, la pueden gestionar aquellas personas que sean nacionales de estados miembros y asociados al Mercosur, y aquellos que tienen vínculos con uruguayos (padres, hermanos, cónyuges y concubinos reconocidos judicialmente), ante el Ministerio de Relaciones Exteriores.