Prevén hacer funcionar 100 obras hídricas para habilitar 10 mil hectáreas de tierras en Tarija

Se quiere alentar la producción no solo de uva, sino también de otras frutas, como frutilla, frambuesa y arándanos, hortalizas, papa y maíz con perspectivas de exportación.
David Maygua

Tarija apuesta a poner en funcionamiento más de 100 obras hídricas, entre minipresas y represas, para habilitar 10 mil hectáreas de terrenos destinados a ampliar la frontera agrícola en el Valle Central.

El secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación de Tarija, Efrain Rivera, confirmó que se identificaron esa cantidad y ahora se busca operarlos este año con la perspectiva de incrementar la superficie productiva.

«Estamos desperdiciando agua para riego y es un error, hay que capitalizar su funcionamiento si vamos apostar al desarrollo productivo con las Subcentrales Campesinas y Asociaciones de Productores», dijo Rivera.

El objetivo es habilitar unas 10 mil hectáreas nuevas de tierras en una primera etapa para la producción agrícola y sumarse a las 15 mil hectáreas que ya existen en el Valle Central de Tarija.

Según Rivera, con esta superficie nueva se quiere alentar la producción no solo de uva, sino también de otras frutas, como frutilla, frambuesa y arándanos, hortalizas, papa y maíz con perspectivas de exportación.

«Queremos fortalecer a las cadenas productivas de alimentos básicamente y Tarija debe vivir  del sector productivo porque no hay el mar de gas natural», afirmó.

La Gobernación tarijeña no descuida el tema de  los futuros mercados y a través de la Cámara Departamental de Exportadores (CADEXTAR), cuyo directorio será posesionado el 28 de este mes, y con el apoyo de la Cámara Nacional de Exportadores (CANEX) se encargarán de la mercadotecnia (inteligencia de mercados).

La gerente general de la Federación de Empresarios Privados de Tarija (FEPT), Patricia Vargas, coincidió con Rivera, al decir que se debe apostar a un desarrollo productivo bajo el desafío de una economía mixta que se combinen entre el accionar de los sectores público y privado.

«Nuestro departamento tiene una alta potencialidad productiva para asumir su propio desarrollo económico, con pisos ecológicos diversos, conexiones con mercados externos y que en conjunto configuran un territorio adecuadamente ocupado y culturalmente rico y diferenciado», señaló.

Agregó que Tarija necesita desatar sus fuerzas productivas y eso pasa por mejorar el clima de negocios para que las empresas desempeñen sus actividades.