Ruanda firma acuerdo con Reino Unido para recibir demandantes de asilo y migrantes

Se trata de un acuerdo de 140 millones de euros que ha firmado el gobierno de Boris Johnson con el de Ruanda para enviar a algunos solicitantes de asilo que llegan al Reino Unido cruzando el canal de la Mancha en barca desde Francia a este país africano. © Peter Nicholls, Reuters


El país africano rubricó un convenio multimillonario con Londres para acoger a demandantes de asilo y migrantes que quieran llegar al Reino Unido, anunció el jueves el país africano como parte de una estrategia del gobierno británico para combatir la migración irregular.

Con Daniel Postico, corresponsal de RFI en Londres y AFP



Se trata de un acuerdo de 140 millones de euros que ha firmado el gobierno de Boris Johnson con el de Ruanda para enviar a algunos solicitantes de asilo que llegan al Reino Unido cruzando el canal de la Mancha en barca desde Francia a este país africano.

En principio afectaría a los hombres solteros ilegales y pidan asilo. Serán enviados en avión a Ruanda, que se haría responsable de ellos mientras dure el proceso y, si al final tiene éxito, tendrán alojamiento a largo plazo en Ruanda. El gobierno de Johnson se enfrenta a obstáculos legales y costos sustanciales.

Johnson, sin embargo, cree que la ley de asilo existente será suficiente para implementar el plan, que será anunciado a lo largo del día de hoy. Se ha filtrado parte del discurso de Johnson, que dirá que el Brexit les ha permitido recuperar el control de sus fronteras y ahora quieren controlar la inmigración ilegal. 28.526 personas cruzaron el canal de forma ilegal el año pasado, tres veces más que hace dos años.

«Ruanda saluda esta asociación con el Reino Unido para acoger a demandantes de asilo y migrantes y darles una vía legal para la residencia» en el país africano, informó el ministro de Relaciones Exteriores, Vincent Biruta en un comunicado difundido durante la visita de la ministra de Interior británica Priti Patel.

Las organizaciones de defensa de los refugiados han definido el plan como cruel y han pedido un replanteamiento. La oposición laborista, por su parte ha dicho que es «impracticable, poco ético y abusivo”. Dudan también del respeto de los derechos humanos en Ruanda.

Radio Francia Internacional