Se repuso el dinero que les fue sustraído a los árbitros en el Tahuichi, pero no los objetos personales

La terna orureña que tuvo a su cargo el cotejo entre Oriente y The Strongest, la noche del domingo en Santa Cruz, denunció agresiones y robo
Rainer Duran

​Fuente: eldeber.com.bo

La terna orureña compuesta por el árbitro Álvaro Campos y los asistentes de línea Jesús Ramírez y Juvenal Villca, además del cuarto árbitro, el cruceño Santiago Silva, denunciaron que al final del partido Oriente-The Strongest, fueron objeto de agresión y robo en el camarín del estadio Tahuichi Aguilera. El cotejo se jugó en en ese escenario deportivo, en el marco de la novena fecha del torneo Apertura de la División Profesional.

Según informó Víctor Hugo Chambi, presidente de la Asociación Boliviana de Árbitros de Fútbol (ABAF), Oriente Petrolero repuso el dinero que los árbitros habían cobrado por dirigir este encuentro.

“Solo se les repuso el dinero que cobraron por su trabajo, el cual había sido sustraído, el resto del dinero que tenían en sus billeteras, más los celulares y los documentos, no les fueron devueltos”, dijo Chambi en contacto telefónico con DIEZ.

En este caso el club local desembolsó Bs 2.500 a Álvaro Campos, Bs 1.900 a cada uno de los asistentes de línea y Bs 1.300 al cuarto árbitro.

Chambi agregó que el árbitro y los asistentes de línea sufrieron lesiones que no son de gravedad, debido a la agresión de varias personas que ingresaron al vestuario de los árbitros, en el estadio Tahuichi.

“En primera instancia, lo que más nos preocupaba era que se garantice el retorno de los árbitros a Oruro y gracias a Dios se ha logrado ese cometido. Ellos serán evaluados en su ciudad por el seguro médico que tenemos, porque sufrieron lesiones que en primera instancia no son de consideración”, expreso el presidente Chambi.

La ABAF tendrá una reunión en las próximas horas y emitirá un pronunciamiento en apoyo a sus afiliados. Chambi recordó que el club que actúa de local debe garantizar la seguridad de los árbitros, antes, durante y después de los partidos.

“Se ha relajado un poco la seguridad a los árbitros y queremos sentar un precedente para que no vuelva a ocurrir un hecho de esta naturaleza”, finalizó el presidente de la ABAF.