Acuerdo de Escazú es ratificado por el Senado de Chile

El Acuerdo de Escazú es el primer acuerdo del mundo orientado a proteger a las personas defensoras ambientales.

Foto simbólica del Senado de Chile en una imagen de archivo.Foto de archivo.

Fuente: dw.com



El Senado de Chile ratificó este martes (31.05.2022) el Acuerdo de Escazú, el primer tratado ambiental de América Latina y el único del mundo orientado a proteger a las personas que son activistas ambientales.

Con 31 votos a favor, 3 en contra y 11 abstenciones, el pleno del Senado dio luz verde a este proyecto, al que el actual Gobierno, del progresista Gabriel Boric, solicitó en marzo debatir con urgencia.

«Esta es una votación histórica. Como representantes del Estado de Chile estamos contentos, es un hecho histórico porque Chile vuelve con fuerza al multilateralismo en tiempos en que está puesto en duda, en tiempos de guerra y crisis climática», afirmó la ministra de Relaciones Exteriores, Antonia Urrejola, a la salida de la sesión en el Senado.

«Chile va a ser parte de un acuerdo cuyo eje central es la cooperación en un continente fragmentado y golpeado por la crisis climática. Es fundamental que un país como Chile, con una institucionalidad medioambiental robusta, coopere con estados que no la tienen, así como requerimos de prácticas en defensa de defensores de derechos humanos», agregó la funcionaria.

Por su parte, la ministra de Medioambiente, Maisa Rojas, dijo que es un «momento para festejar» que se vuelve al «multilateralismo», para dar soluciones de manera mancomunada. «Nadie puede resolver la crisis climática o de biodiversidad solo, o lo resolvemos juntos o no dejamos a nuestros hijos un planeta que sea habitable. Con este tratado se fortalece la democracia ambiental, nos da herramientas para cristalizar el compromiso del presidente Gabriel Boric de que este sea el primer Gobierno ecologista del país», señaló.

Chile se convierte así en el país número 13 en ratificar el acuerdo después de Antigua y Barbuda, Argentina, Bolivia, Ecuador, Guyana, México, Nicaragua, Panamá, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y Uruguay.

Escazú, cuyo nombre técnico es Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, originalmente fue firmado por 24 países y entró en vigor el pasado abril. Pretende garantizar el acceso a los derechos medioambientales y proteger a las personas activistas medioambientales y la biodiversidad en tiempos de emergencia climática.

La participación de Chile en el pacto, impulsado tras la Conferencia de Naciones Unidas sobre el desarrollo Sostenible de 2012, fue planteada por el primer Gobierno del conservador Sebastián Piñera (2010-2014), pero fue desechada durante su segundo periodo como jefe de Estado (2018-2022) por presiones de la industria y la minería. Una semana después de asumir la Presidencia, el pasado 11 marzo, Boric firmó la propuesta de adhesión al tratado internacional.

El Acuerdo de Escazú es el primer acuerdo del mundo orientado a proteger a las personas defensoras ambientales, siendo América Latina la región más mortífera para estos activistas, según la ONG Global Witness.

ama (efe, afp)