Alcaldía intensifica el cultivo de frutilla en 22 comunidades de Tarija

Programa “Fortalecimiento e Implementación de Frutilla”, ejecutado por el Municipio de Cercado, ha llegado a 200 familias del área rural. Se tuvo una inversión de 1.120.000 bolivianos.

Alcaldía intensifica el cultivo de frutilla en 22 comunidades de Tarija

Fuente: https://elpais.bo



La Secretaría de Desarrollo Económico y Productivo de la Alcaldía de Tarija realiza el seguimiento y brinda asistencia técnica al Programa “Fortalecimiento e Implementación de Frutilla” en el área rural, verificando que la mayoría de los productores beneficiarios ya están logrando introducir este producto en sus parcelas, dándole así una opción más de ingresos económicos a sus familias y diversificando su actividad tradicionalmente abocada a la plantación de comestibles, como la papa, el maíz, la cebolla o el cultivo de vid.

El Programa es una apuesta por la producción de alta rentabilidad en marco de la reconversión productiva que encara el Gobierno Municipal, que entregó, en enero del año en curso, 200.000 plantines de frutilla en beneficio de 200 familias de 22 comunidades del área rural, con una inversión de 1.120.000 bolivianos. Se trata de plantas madre de frutilla de la variedad “San Andrea” de procedencia argentina, las cuales tienen la capacidad de reproducirse si se le dan los cuidados necesarios, generando así más plantines y por ende una mayor producción.

Franz Quiroga, técnico responsable del Programa “Fortalecimiento e Implementación de Frutilla”, explicó que, además de los plantines, se ha entregado a los productores material para el riego tecnificado de las parcelas, y ahora se realiza la asistencia técnica en su segunda fase, trabajo que consiste en llegar hasta los terrenos de cada beneficiario brindando una orientación personalizada, según el estado de su plantación y las inquietudes o dudas que se tengan, tomando en cuenta que muchos productores son nuevos en este tipo de cultivo.

“El proyecto también contempla la dotación de pesticidas para el control de plagas y enfermedades. Venimos constantemente realizando el seguimiento y continuaremos hasta llegar a la cosecha, por eso podemos decir que esto marcha de buena manera, la mayoría está logrando producir. Hay quienes le ponen más esfuerzo como en toda actividad agrícola, hay quienes ya están haciendo trasplantes, ampliando sus parcelas”, sostuvo el técnico.

Asimismo, Quiroga indicó que si bien en la provincia Cercado se tienen cultivos tradicionales que cuestan cambiar por otros, lo cierto es que en el tema económico la producción por hectárea de frutilla es mucho más rentable en relación a otros productos agrícolas, ocupando estas plantas incluso menos espacio, por lo que el rendimiento de una hectárea puede ser mayor. Por hectárea es posible plantar de 50 a 60 mil plantines de frutilla, que tardan en dar su fruto de tres a seis meses después de la siembra, con un rendimiento de un kilo aproximadamente por planta, que tiene un valor en el mercado de 15 a 18 bolivianos.

El seguimiento y asistencia técnica que se realiza en campo continúa, y se han encontrado buenos resultados en varias de las 22 comunidades donde funciona el Programa, entre ellas, Yesera, Tolomosa Centro o Pampa Redonda, por ejemplo, donde productores, como don Venabil Guzmán o la señora Edith, ya han logrado que sus plantines prosperen en cielo abierto o viveros, dando testimonio de que con trabajo y apoyo es posible diversificar la producción en Tarija, reduciendo los índices de pobreza, desempleo y migración a la ciudad.

Se busca fomentar la exportación de frutilla

La Gobernación de Tarija, a través de la Secretaría de Desarrollo Productivo, también apunta a remplazar la producción de productos tradicionales por otros de alto valor económico, como frutilla. Fruto que se busca exportar.

“El cultivo de alto valor les generará mayor economía a las familias, a la unidad familiar. Son cinco comunidades que las hemos definido como proyecto piloto en la presa Calderas para producir frutillas”, comentó el secretario del rubro, Efraín Rivera.