Ante la escasez de maíz y sus efectos en el precio de la carne de pollo y cerdo, el Gobierno advirtió a los grandes agroindustriales que “todo tiene su límite” y deben “soltar el grano acopiado” en sus silos, porque de no hacerlo se los identificará y “obligará” a hacerlo. Además, ven una presión con la “sensación de déficit” que muestran para autorizar importación de maíz transgénico.

Los ministros de Economía, Marcelo Montenegro, de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales, y de Desarrollo Productivo, Néstor Huanca, informaron en una conferencia de prensa conjunta que los agroindustriales compran de forma anticipada la producción de maíz y que los datos muestran que tienen acopiadas más de 900.000 toneladas.

“Quiero más bien (decirles) a estos señores de Anapo y todos: De una vez por todas que empiecen a soltar el grano que han acopiado de la cosecha de verano 2021-2022 en la zona Norte y Este, porque todo tiene su límite, así de clarito se los decimos. Nosotros vamos a identificar a quienes están guardando para buscar algún mejor precio, entonces, vamos a tener que obligar a que saquen y ahí se van a tener que atener a las consecuencias normativas”, advirtió Gonzales.

La posición surge en medio de una escasez de maíz y la consecuente falta de alimento para pollos y cerdos, lo que derivó en el incremento en el precio de la carne de pollo y de cerdo. Desde la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) se exigió al Gobierno autorizar la importación de maíz transgénico y el uso de semillas modificadas para incrementar la producción.

Los ministros de Economía, Marcelo Montenegro, y de Desarrollo Productivo, Néstor Huanca

Montenegro aseguró que “hay suficiente maíz” para abastecer la demanda interna y que se está presentado un fenómeno de agio y especialización que “vamos a controlar”.

Según las autoridades, los productores a estas alturas del 2021 importaron más de 40.000 toneladas de maíz y actualmente llegaron a solo 1.800 toneladas. Además, sostuvieron, que los datos muestran que los niveles de siembra no bajaron y que hay suficiente producción tomando aspectos como el uso de diésel en la maquinaria, la compra de insumos y otros para la siembra.

“(Los grandes productores) compran maíz a futuro, eso significa que ellos ya han comprado, nuestra preocupación es, ¿si ellos han comprado dónde está ese maíz”, cuestionó Huanca y explicó que el gobierno dotará de este producto a los pequeños productores de forma subvencionada.

Para la próxima campaña de siembra se proyecta que una parte de los grandes industriales “giren” a la siembra de soya, por lo que el Gobierno, a través de Emapa y de la Empresa Boliviana de Producción Agropecuaria, sembrará maíz para cubrir ese vacío que deje la agroindustria.

“Queremos dejar claro al pueblo de que hay maíz y que la demanda interna es mucho menos de lo que se ha producido, Emapa está haciendo todos los esfuerzos para apoyar a los pequeños y medianos productores”, afirmó Gonzales.