Ayoreos torturados por narcos siguen en silencio

Los policías están frenados en las investigaciones ante la resistencia de colaborar para identificar a los traficantes

Fuente: El Deber

A una semana de los hechos registrados en la comunidad ayorea Suejay, situada a 30 kilómetros de Cuatro Cañadas, dos comunarios que fueron secuestrados y torturados por integrantes de una red de narcotraficantes guardaron silencio y la Policía aún no puede acceder a sus declaraciones.



Agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) consideran que las investigaciones orientadas a identificar a los traficantes que usaron violencia están prácticamente paralizadas porque del lado de la misma comunidad existe resistencia para llegar a su esclarecimiento.

Los ayoreos fueron secuestrados después que un grupo de comunarios interceptara dos camionetas que raudamente se dirigían con cocaína a una pista por la zona para cargar a una avioneta que estaba por decolar supuestamente a territorio brasileño.

Una camioneta fue retenida por los ayoreos, logrando arrebatar un cargamento de cocaína, mientras el otro motorizado escapó.

Según investigaciones de la Felcc, los ayoreos negociaron la droga, lograron ofrecerla y vender una cantidad. Los narcos regresaron y atacaron para rescatar la droga y el ayoreo Simeón Dosapey Picanerai, murió al escapar en su motocicleta.

Los policías de la Felcc incluso capturaron al médico Raúl Trujillo Barbolin en poder de una bolsa de yute con droga que transportaba en su motorizado. Había viajado desde santa Cruz, al ser contactado por algunos ayoreos que le ofrecieron la sustancia a cambio de dinero. El médico fue enviado a la cárcel.

Algunos policías que pidieron reserva aseguran que la investigación está frenada porque urge el testimonio de los dos ayoreos torturados considerados víctimas. Sin embargo, revelaron que en la Cidob le cierran las puertas y prefieren el silencio que favorece a los narcos torturadores.

Fuente: El Deber