Bloqueo de Odesa: ‘Si no reanudamos las exportaciones, habrá una escasez catastrófica en el mundo’


Casi inmediatamente después del inicio del conflicto en Ucrania, las fuerzas rusas impusieron un bloqueo al puerto de Odesa, en el suroeste del país. Esta infraestructura es crucial para la economía del país y del mundo, ya que permite exportar millones de toneladas de alimentos cada año. El martes 24 de mayo, los jefes de la diplomacia estadounidense y ucraniana discutieron sobre la forma de sacar el grano ucraniano del país. Para hablar de esta situación, nuestro enviado especial Sébastien Németh entrevistó a Alla Stoyanova, jefa del Departamento de Agricultura de la administración militar de Odesa.



RFI: ¿Qué importancia tiene Odesa para la economía ucraniana?

Alla Stoyanova: La región de Odesa es la puerta de entrada de todas las exportaciones del país. También es una región con un alto potencial agrícola. Tiene el segundo mayor número de explotaciones depuradoras, es líder en producción de uva (71%) y líder en producción de ovejas. La mayor parte del grano cosechado en el país también sale de Odesa. Ucrania representa el 10% de las exportaciones mundiales en este ámbito. El país es el número uno en la producción de aceite de girasol, por ejemplo.

Así que puede imaginar que todo el mundo estaba muy preocupado cuando se estableció el bloqueo. Ha estado ahí desde el primer día de la guerra. Pero estamos haciendo todo lo posible para encontrar soluciones alternativas. Hemos reorganizado nuestros circuitos para poder transportar nuestra producción por tren, por carretera y utilizando los pequeños puertos fluviales. En marzo pudimos exportar 200.000 toneladas. En abril, superamos la marca del millón. En mayo, esperamos alcanzar 1,5 millones de toneladas.

RFI: ¿Son estas soluciones alternativas suficientes para vender su producción?

Alla Stoyanova: No, porque nuestro potencial total de exportación equivale a 5 millones de toneladas al mes. Por supuesto, cada día intentamos aumentar nuestro volumen de exportación. Pero no es suficiente. El año pasado cosechamos 107 millones de toneladas de grano, fue un año récord. Pero el consumo interno de Ucrania no supera los 20 millones. Hoy tenemos 25 millones de toneladas de mercancías en nuestras manos y en tres semanas habrá una nueva cosecha.

RFI: Entonces, ¿qué solución le queda para mejorar la situación?

Alla Stoyanova: Hoy sólo tenemos dos soluciones si queremos reanudar la exportación por mar. Primero, con una victoria militar del ejército ucraniano que permita desbloquear el puerto. O bien, que los líderes mundiales cambien el juego y nos ayuden a liberar el sitio, aunque eso signifique una intervención militar [externa]. Para Ucrania, es una cuestión económica, no alimentaria. Porque producimos más de lo que necesitamos. Pero para los países que ya no reciben nuestras mercancías, es una cuestión de supervivencia alimentaria. En algunos países africanos, la gente se muere de hambre. Y no olvidemos que la ONU utiliza nuestro grano en el 50% de sus misiones.

Este conflicto lleva tres meses y no hay beneficio económico para nadie. Tres meses es mucho tiempo. Hoy, Europa y Estados Unidos comprenden que si esta guerra dura años, será un desastre para todos. En primer lugar, para los que consumen nuestros productos. Pero también para los países de Europa que ahora acogen a nuestros refugiados. Europa no está dispuesta a mantener a los refugiados más allá de fin de año. Su presupuesto no podrá permitírselo.

Si pudiéramos exportar todo lo que tenemos, la situación sería mucho mejor. Pero en este momento, nuestra economía está empezando a tener problemas. Las consecuencias del bloqueo se sienten en todo el mundo. Hay inflación en los alimentos, en la energía. Si no reanudamos las exportaciones, con la próxima cosecha, tendremos otros 80 millones de toneladas en nuestras manos. Y habrá una escasez catastrófica en el mundo. Por eso esperamos que la guerra termine este año, con la victoria de Ucrania, por supuesto.

RFI: ¿Cómo se las arreglan los agricultores ucranianos cuando sus productos ya no se exportan?

Alla Stoyanova: Por supuesto que están preocupados. Pero tenemos muchas esperanzas de que el ejército gane rápidamente. Mientras tanto, buscamos formas alternativas de almacenamiento. Porque hoy en día, nuestros agricultores tienen miedo de venir a los puertos a poner sus mercancías en los silos. Es peligroso. Pero hay otras formas de almacenar, como en cobertizos en las propias parcelas de los agricultores. Cobertizos que ayudaremos a proporcionar.

Por supuesto, este tipo de almacenamiento no es tan moderno como en los puertos. Porque los agricultores necesitan una tecnología específica. Los granos deben almacenarse de una manera determinada, en un entorno en el que la calidad del aire y la humedad estén controladas. En un lugar protegido de las enfermedades, de las plagas. Pero los agricultores sólo pueden hacer una cosa, y es asegurar el sitio. El almacenamiento en estas condiciones no puede superar los seis meses.

Radio Francia Internacional