Carlos Vives presenta su nuevo viaje musical “Cumbiana II”

Una vez más Vives sorprende y suma su talento a grandes de la música incluyendo a Camilo, Ricky Martin, Fito Páez, Pedro Capó y otros artistas de distintos géneros musicales.

El ícono global de la música, Carlos Vives presenta hoy su nuevo álbum “Cumbiana II”. Bajo el sello de Sony Music Latin, este nuevo álbum, aunque trabaja con las matrices de las músicas tradicionales de las culturas anfibias de Colombia, al igual que Cumbiana I, está lejos de ser un álbum típicamente tradicional.



Cumbiana II se grabó entre Colombia, Estados Unidos y Puerto Rico con Carlos Vives, junto a Kogiman, dúo conformado por Martín Velilla y el guitarrista Andrés Leal, como productores principales. Además, es el segundo álbum que nace de la exploración expansiva e inédita de Carlos Vives, para hacer música moderna a partir de sonidos percutivos y melódicos de la ancestral Colombia, que está en los orígenes y la evolución de la cumbia, la convergencia de ritmos y culturas que él define simbólicamente como «todo lo que somos».

«En nuestra música no se puede hablar de hacer fusión», dice Vives. «Ya empezó como una fusión, no tomamos el rock de ninguna parte, lo sacamos a partir de electrificar nuestras percusiones originales y de cantar como hablamos».

Vives rastreó los orígenes de la cumbia hasta los humedales ancestrales de Colombia en el río Magdalena, fuente de los ritmos indígenas que luego se fusionarían con los cantos de los esclavos africanos y los sonidos de los instrumentos traídos a América por los colonos españoles, que sufrirían infinitas evoluciones al recorrer las pistas de baile del mundo. En Cumbiana, ganador de varios premios Grammy Latinos, Vives llevó las posibilidades de esas fusiones originales más lejos que nunca, desafiando las fronteras estilísticas y geográficas, y saltando libremente hacia adelante y hacia atrás en el tiempo.

Para Cumbiana II, su decimoquinto álbum de estudio, Vives encontró un punto de partida conceptual en la mitad del siglo XX, cuando la naciente industria musical llevó por primera vez el sonido grabado de bandas colombianas a las capitales de la industria musical latinoamericana, como México y Argentina, generando un nuevo sonido en estos países y una corriente cumbiera. Los ritmos se combinaron para crear nuevos ritmos, y los desconocidos se convirtieron en amigos.

Con el espíritu de esa especie de sesión musical infinita, Cumbiana II tomó forma. El resultado son 14 nuevas canciones que podrían parecer colaboraciones improbables, pero eso es solo antes de escucharlas. Incluye un tema con Fito Páez que Vives tituló «Babel», un nombre que hace referencia a la torre bíblica de la falta de comunicación.