Cientos de cirugías fueron suspendidas en Uruguay debido al faltante de un fármaco por un incendio en una fábrica argentina

El siniestro en la planta del laboratorio distribuidor de neostigmina ha dificultado las tareas de los centros de salud

Las cirugías programadas desde fines de abril se vienen aplazando debido al faltante del fármacoLas cirugías programadas desde fines de abril se vienen aplazando debido al faltante del fármaco

Fuente: Infobae.com

Desde hace más de dos semanas que varias mutualistas tienen suspendida casi la totalidad de su actividad quirúrgica en Uruguay debido al faltante de un fármaco que se administra después de la anestesia general. El motivo tiene que ver con un incendio en la planta de un laboratorio en Argentina que se encarga de distribuir el medicamento a los centros de salud uruguayos, según informó La Diaria.



“La cosa sigue igual, porque seguimos sin tener novedades y cientos de personas no se están pudiendo operar”, dijo a Infobae el vicepresidente del Sindicato Anestésico Quirúrgico (SAQ), Germán Reta. El experto señaló que durante la pandemia las cirugías coordinadas también estuvieron suspendidas “y eso no tuvo una gran repercusión”, pero subrayó que “el punto ahora es que hay gente que se podría operar y no lo está haciendo porque la neostigmina no se usa en todos los casos”.

La droga sirve fundamentalmente para evitar que las personas queden paralizadas a nivel muscular después de se les administra la anestesia general. Esa recuperación se da gracias a la neostigmina, un fármaco “esencial” en buena parte de las cirugías, según Reta. Sin embargo, para el vicepresidente del SAQ, muchas mutualistas uruguayas han suspendido su actividad “por de más” porque aquellas en las que no es necesaria la anestesia general se pueden continuar llevando a cabo y no se están haciendo.

A pesar de que muchos centros de salud tienen un faltante del fármaco, solamente La Española y el Casmu suspendieron toda la actividad quirúrgica, según informó El País. Sin embargo, en el Casmu ya se coordinó la entrega de neostigmina con otro distribuidor “más pequeño”. “Gracias a este stock adicional vamos a poder empezar a ponernos al día”, explicó el director técnico de la mutualista, Nicolás Maseiro.

La suspensión de las intervenciones comenzó en las últimas semanas de abril y se extendió “más de lo previsto”, según Reta, porque el distribuidor aplazó la fecha de entrega de neostigmina del 5 al 20 de mayo.

Por su parte, desde el sector público comunicaron que no se suspendieron intervenciones quirúrgicas por la falta del fármaco, por lo tanto, el problema estaría únicamente vinculado a las mutualistas. “La institución cuenta con 7.200 ampollas de neostigmina distribuidas en todo el país y, en coordinación con la Dirección General de la Salud del Ministerio de Salud Pública, se ha prestado 1.000 ampollas de estas al sector privado”, señala el comunicado de ASSE.

El impacto de la pandemia

Para el Sindicato Anestésico Quirúrgico, durante los dos años de pandemia se postergaron unas 60.000 intervenciones quirúrgicas en todo el país, pero la cifra “no es exacta”.

“En tiempos normales en Uruguay se operan 15.000 pacientes al mes, de los cuales 9.000 pertenecen al sistema de salud privado y 6.000 al público. Si durante la pandemia solo se operaron los casos de urgencia, emergencia y los oncológicos, que son algo menos del 50% del total, quedaron unos 6.000 pacientes con cirugías postergadas por mes”, explicó el presidente del SAQ, Daniel Montano, a El País.

Por su parte, el presidente de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), Leonardo Cipriani, dijo este mes que aún hay 1.620 cirugías atrasadas en el sector público y que, dentro de una nueva estrategia, todas serán distribuidas al INOT en donde se resolverán “rápidamente”.