Sucre: Destapan presunto desvío de cemento Fancesa al mercado negro

El Directorio paralizó el envío del resto del cemento y ordenó investigar.

Destapan presunto desvío de cemento Fancesa al mercado negro y presiones
FÁBRICA. El sectro de despacho de cemento de la planta de Fancesa, en Sucre. ARCHIVO

Fuente: Correo del Sur

El Sindicato de Trabajadores de Fancesa denunció ayer que “algunos vivillos” se habrían beneficiado con ganancias de más de 200 mil bolivianos por 22 mil bolsas compradas a “precio planta” en Sucre.



El cemento en cuestión habría sido adquirido para una obra en la frontera con Chile que no existe, según constató personal de la factoría, hecho que volvió a sacudir los cimientos de la cementera chuquisaqueña.

Las presuntas irregularidades, que podrían acomodarse a la comisión de delitos, fueron sacadas a la luz por el Sindicato de Trabajadores de Fancesa y son de conocimiento del directorio de la factoría, que paralizó el despacho de producto –el contrato establecía la dotación de 83.500 bolsas de IP30 e IP40– y abrió una investigación.

Todo se conoció por denuncias de agentes de las agencias oficiales de venta de cemento en Sucre, que se quejaron por las bajas ventas y sospechaban que había cemento a bajos precios en el “mercado negro” local.

El secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores Fabriles de Chuquisaca, Jorge Mita, denunció los hechos anoche en Correo del Sur Radio FM 90.1. El también extrabajador del Fancesa informó que en marzo se suscribió un contrato con una empresa que dijo haberse adjudicado la construcción de una estación de servicio en el municipio fronterizo de Sabaya, Oruro.

Dio cuenta de que supuestamente se hicieron despachos casi diarios por un total de 22 mil bolsas, pero dijo que ese cemento no llegó al departamento altiplánico. Es más: el cemento nunca salió de Sucre. “Este cemento no ha salido de la ciudad de Sucre, por ninguna tranca”, aseguró Mita.

“El gerente comercial ha conformado una comisión y han cortado ese despacho para que haga la indagatoria hasta el lugar de la provisión. Han buscado la obra para la cual han adquirido ese cemento; no hay la obra, no hay el proyecto. Entonces, ese cemento estaba sirviendo para otra gente mafiosa, delincuente”, denunció el dirigente fabril.

Según Mita, el desvío de cemento comprado a precio rebajado “es un hecho consumado”. Para el dirigente, “algunos vivillos que están al interior de Fancesa, están engordando, están llenando sus bolsillos en desmedro de la empresa. Estos pícaros, no sabemos quiénes son…”.

En sus palabras, una vez conocidas las denuncias, el presidente del directorio de la fábrica, José Luis Ríos, “insistió en forma verbal de que debería proseguirse despachando este cemento” y “ha mostrado mucho interés en esa empresa”, la presunta adjudicataria de una obra que no está en ejecución en la frontera con Chile y que adquirió cemento a precio preferencial.

Pero el mismo directorio decidió paralizar la provisión.

Mita calculó que, haciendo cifras, si el cemento está vendiéndose en el “mercado negro” de Sucre, quienes lo desviaron pudieron acumular una ganancia de más de 200 mil bolivianos por la venta de esas 22 mil bolsas. “Si no hay ese proyecto, hay alguien que se está beneficiando…”, insistió.

“Se ha originado un mercado negro de venta de cemento, por debajo del precio oficial del cemento en las agencias (oficiales de Sucre)”, agregó.

GERENCIA COMERCIAL

El gerente comercial de Fancesa, Álvaro Ríos, corroboró que los despachos fueron paralizados y dijo haber evacuado un informe que está en manos del directorio,   para que esa instancia asuma las medias que el caso aconseje.

También ratificó que personal de la empresa viajó hasta Sabaya a corroborar las obras para cuya ejecución se compró el cemento en precio rebajado, pero no encontró nada.

“El Directorio aplicó una restricción para los despachos. Estos se encuentran paralizados por aquella determinación. Somos los más interesados de que esto se esclarezca, corresponde ser parte coadyuvante en este proceso. Vamos a insistir hasta culminar e identificar las responsabilidades”, dijo a la emisora de CORREO DEL SUR.

Concluyó indicando que su informe en manos del directorio incluye los números de placa y transportistas que presuntamente llevaron las 22 mil bolsas de cemento a Oruro.

¿PRESIONES POLÍTICAS?

Al margen de la denuncia de Mita sobre la presunta presión de Ríos, se conoció que los directores de la Gobernación en Fancesa habrían canalizado la firma del contrato con la empresa que dijo haberse adjudicado la construcción de una estación de servicio en Sabaya.