El MAS le llama ‘abuelo’ a Max Mendoza, dirigente universitario, y le quita respaldo político

 



Fuente: El Deber
Karem Mendoza
 

El MAS le da la espalda al presidente de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB), Max Mendoza, por prorrogarse en ese cargo por más de 10 años. El vicepresidente del partido oficialista, Gerardo García, lo llamó “abuelo” y lo cuestionó por no dar oportunidad a otros jóvenes de asumir la dirigencia de los universitarios.

“Es una vergüenza que uno ya siendo abuelo siga representando a los universitarios. Todos tenemos derecho a estudiar y también los mayores de edad. Pero este (Mendoza) sigue por años y años. Yo le hice una crítica dura en dos oportunidades donde estaba presente el hermano Evo Morales.

 ¿Acaso no habrá jóvenes que quieran ser dirigentes de la universidad? Eternamente él sigue y seguía seguramente por su salario”, declaró a EL DEBER el segundo al mando del partido azul.

El dirigente universitario tiene 52 años, es militante del oficialismo según registro del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Ostenta el cargo desde hace 10 años.

También es miembro del presídium del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB) por el que recibe un sueldo de Bs 21.870 y es denunciado por usurpar funciones. El Comité Cívico Potosinista (Comcipo) lo vinculó con el atentado a universitarios en Potosí por su angurria de poder y para estancar el Congreso.

Mendoza admitió tener una “amistad” con Morales, con quien se reunió unas 60 veces durante su gestión como presidente y destaca que se ejecutaron obras que los docentes no pudieron concretar con el Gobierno.

“En la universidad uno puede tener la militancia que quiera, porque eso dice la Constitución Política del Estado y nuestra universidad, uno puede tener la simpatía que quiera”, aseguró.
Este medio preguntó a García sobre la amistad de Mendoza con Morales, informó que aún no se reunieron y será el presidente del MAS quién emitirá algún criterio sobre estos vínculos. 

Sobre la militancia del dirigente universitario, García dijo desconocer si era miembro, pero detalló que sí participó de las reuniones.

“En caso de que esté inscrito en el TSE, será apartado del MAS. Si cometemos errores y como corresponde lo vamos a sancionar, lo alejamos de las filas del MAS”, concluyó.

Para el analista político Paul Antonio Coca, este alejamiento de Max Mendoza del MAS confirma que el oficialismo quiere “desligarse de cualquier responsabilidad” y deshacerse de un miembro que ha apoyado en las diferentes campañas políticas.

“Ya que Mendoza está en el ojo de la tormenta por lo sucedido en Potosí. Ahora, obviamente, el MAS ya quiere darle la espalda. Aunque le dé la espalda y el MAS quiera lavar su imagen ya es tarde, ya los muertos están. Quieren pretender que nunca fue masista y nunca apoyó al MAS”, manifestó.

Por otro, el experto en temas políticos dijo que el partido azul hizo lo que otros partidos no pudieron hacer: una articulación sectorial.

Sin embargo, aclaró que estas articulaciones si bien dan un buen resultado en las elecciones luego no resultan certeras porque ocurren los abusos de poder, como el caso de Mendoza.