El expresidente del Louvre inculpado por tráfico de antigüedad egipcias


La justicia francesa busca a los responsables del tráfico de decenas de obras antiguas procedentes de países inestables de Medio Oriente. Una de estas obras, una estela de granito rosado de Tutankamón fue adquirida por el Louvre Abu Dhabi antes de que surgieran dudas sobre la legalidad de su origen. Un experto en antigüedades y un galerista también están en la mira de la justicia.



El expresidente y director del museo del Louvre, Jean-Luc Martínez, fue inculpado el miércoles en París por «blanqueo de dinero y complicidad de estafa en banda organizada» en el marco de una  vasta investigación sobre el tráfico de antigüedades de Oriente Próximo y Medio Oriente.

Martínez fue detenido el lunes en las oficinas de la Oficina Central de Lucha contra el Tráfico de Bienes Culturales (OCBC) de Francia, junto con dos destacados egiptólogos franceses.

Ambos especialistas fueron liberados sin ser procesados por el momento, mientras que el presidente-director del prestigioso museo francés fue acusado de «complicidad de estafa en banda organizada y blanqueo de capitales para facilitar la transferencia de bienes procedentes de un crimen o delito», según fuentes judiciales.

Según el semanario francés Le Canard Enchaîné, que anunció las detenciones, los investigadores tratan de determinar si el Sr. Martínez «se hizo el de la vista gorda» ante la falsificación de certificados de origen de cinco antigüedades egipcias, entre ellas una valiosa estela de granito rosa de Tutankamón, adquirida por el Louvre de Abu Dhabi «por varias decenas de millones de euros» y que data del año 1327 antes de de Cristo.

Jean-Luc Martínez, director del Louvre de 2013 a 2021, desempeña actualmente el cargo de embajador francés para la cooperación internacional en defensa del patrimonio.

Un sarcófago devuelto a Egipto

La Jurisdicción Nacional de Lucha contra el Crimen Organizado (Junalco) de la Fiscalía de París abrió en julio de 2018 una investigación preliminar sobre un presunto tráfico de antigüedades procedentes de países inestables de Oriente Próximo y Medio.

Este tráfico concierne cientos de piezas y tendría un valor de varias decenas de millones de euros, según fuentes cercanas.

Al menos otras tres personas están siendo procesadas por «fraude en banda organizada, asociación ilícita y blanqueo en banda organizada», por este caso.

Un experto en arqueología mediterránea y su esposo fueron acusados formalmente en junio de 2020 y puestos bajo control judicial. Se les acusa de haber «blanqueado» objetos arqueológicos saqueados en varios países azotados por la inestabilidad desde principios de la década de 2010 y la aparición de la Primavera Árabe: Egipto, Libia, Yemen y Siria.

Un galerista germano-libanés también ingresó en prisión preventiva el pasado mes de marzo. El OCBC trata de determinar las condiciones en las que el Louvre Abu Dhabi, a través de este galerista, adquirió cinco antigüedades sacadas ilegalmente de Egipto, según el Canard Enchaîné.

Uno de los expertos que está bajo la lupa de los jueces por el caso del tráfico de la estela egipcia había certificado la procedencia de un sarcófago dorado del sacerdote egipcio Nedjemankh. El experto alegó que la obra, valuada en 3,5 millones de euros, fue sacada legalmente de Egipto en 1971.

Según relata el diario francés Le Monde, una investigación conjunta de Estados Unidos, Francia, Alemania y Egipto reveló sin embargo que el sarcófago había sido robado en 2011 en plena revuelta popular contra el entonces dictador Hosni Mubarak. La obra fue finalmente restituida a Egipto en 2019.

Con AFP y la prensa francesa.

Radio Francia Internacional