El patrimonio del fondo para la Renta Dignidad disminuyó en Bs 8.090 millones desde 2015

En Bolivia en 2021, los recursos del Fondo para la renta Universal de Vejez cayeron a Bs 3.602 millones; el pago del beneficio requiere este año de Bs 5.834 millones.

Fuente: El Deber



Por Walter Vásquez

El patrimonio del Fondo para la Renta Universal de Vejez (FRUV) se redujo de Bs 11.692,6 millones en 2015 a Bs 3.602,6 millones el año pasado, lo que significa que los ingresos son menores que los egresos y que los recursos del fondo hoy son insuficientes para pagar el total del beneficio, según un informe de la Fundación Milenio.

Claramente se advierte por las cifras un problema de liquidez en este fondo que se ha creado para garantizar el pago de la Renta Dignidad”, afirmó Henry Oporto, director de Milenio.

Esta situación se debe a que dos de las principales fuentes de financiamiento del FRUV, el Impuesto Directo a los Hidrocaburos (IDH) y las utilidades de las empresas públicas, se han reducido en los últimos años.

En el primer caso, datos oficiales muestran que tras haber alcanzado un pico de Bs 15.602 millones en 2014, las recaudaciones por el impuesto que se aplica a la producción de hidrocarburos en boca de pozo comenzaron a caer hasta llegar a 2020 a Bs 5.762 millones. Ya en el primer semestre de 2021, lo recolectado por ese tributo sumó Bs 2.489 millones, 28% menos que en similar periodo de 2020 (3.463 millones).

En el segundo caso, el análisis de Milenio efectuado con base en información disponible de la Gestora Pública de Seguridad Social de Largo Plazo detalla que los aportes al FRUV de 10 empresas públicas disminuyeron de Bs 1.838,7 millones en 2014 –su punto más alto- a 540 millones en 2019.

Otros factores son el incremento de beneficiarios, de 752.338 en 2008 a 1,12 millones en 2021, y el incremento de esa renta mensual en 2013, 2014, 2017 y 2019, aumentos efectuados sin respaldos técnicos y “probablemente por razones más de índole política”.

El informe del auditor independiente Santa Fe Associates International (SFAI) para la Gestora hecho público hoy martes “corrobora nuestros datos y confirma lo que decimos nosotros, que el fondo adolece de falta de liquidez y que hay un desfase importante entre ingresos y egresos”, afirmó Oporto.

El Presupuesto General del Estado PGE) 2022 asigna Bs 5.834 millones para el pago de la Renta Dignidad, mientras que lo disponible en el FRUV a diciembre de 2021 es de Bs 3.602,6 millones.

Bajo este marco, el 11 de mayo pasado, el Gobierno aprobó el Decreto Supremo 4716, que dispone que una parte de las utilidades que genere la Gestora por las actividades de administración serán destinadas al Fondo de la Renta Universal de Vejez.

Oporto advirtió que las actuales fuentes de financiamiento de la Renta Dignidad, incluida la aprobada por el Decreto 4716, no alcanzan para garantizar el pago del beneficio. Solo el año pasado, el déficit estuvo en torno a los Bs 1.000 millones, indicó.

Esta “crítica” situación podría recibir el alivio este año del contexto externo, que incidirá en mayores ingresos por la venta de hidrocarburos y, por ende, en un aumento de las recaudaciones por concepto de IDH, sostuvo el economista. Las perspectivas no son tan favorables para las utilidades de las empresas estatales, que arrastran “serios problemas”, aseveró.

“Si este problema de iliquidez persiste, si se mantiene este déficit, y el Gobierno no encuentra la manera de fortalecer el fondo, la conclusión evidente es que puede estar en riesgo la continuidad del pago de la Renta Dignidad”, afirmó.