Emily, la maquilladora que sueña con ser doctora, hoy necesita salvar su pulmón

Una asambleísta departamental se puso en campaña para conseguirle una beca universitaria y también donaciones para su tratamiento médico, que le demanda gastos por encima de su capacidad adquisitiva

Ella quiere inspirar, no dar pena. Por eso, aunque la asambleísta departamental Marthi Gutiérrez ya hizo pública su historia en redes sociales,  Emiliana Rojas (Emily) pidió como tres veces no hablar de sus tristes antecedentes de infancia.

Es cristiana, así que ya perdonó los errores del pasado de sus padres, con los que hoy tiene una relación sana, por eso su insistencia de no desenterrar lo que ya está en el olvido. «Son viejitos, ya no hay para qué juzgarlos», dice. Lo único que pide hoy, primero que todo, es ayuda para tratar su problema de salud.

Emily padece de aspergillus pulmonar, una especie de hongo, y células neoplásicas, que literalmente le están tomando los pulmones. Y aunque tiene el seguro médico de su esposo, es tan compleja la patología, que no hay cobertura para análisis que fácilmente alcanzan los Bs 8.000 y tabletas que llegan a Bs 3.000 las diez unidades.

Cada día, Emily requiere al menos Bs 100 para sus medicamentos, y lo que gana como maquilladora, y su esposo como chapista, no alcanza para una enfermedad tan demandante. «Cuando no juntamos, nos prestamos, buscamos el modo de no parar el tratamiento, que si no se sigue al pie de la letra, retrocede», explica Emily.

En su iglesia le ayudaron a organizar kermés, pero Emily es tímida, le resulta difícil «molestarlos»; sin embargo, hace tres años se acentuó el problema y corre riesgo de perder un pedazo de pulmón. «Esos hongos y células neoplásicas me están perforando», dijo con tristeza la joven madre de tres menores, de 15, 13 y 4 años.

La asambleísta desea, ni bien salgan del problema de salud de Emily, conseguirle una beca universitaria para estudiar Medicina. «Es mi sueño frustrado, no pude seguir la carrera porque mi historia fue difícil, así que me formé en maquillaje, siempre trabajé en salones, pero por mi estado de salud ahora solo voy a domicilio», compartió Emily.

Mientras tanto, Marthi Gutiérrez busca cómo mover a la gente a que apoye a Emily. «Llueva, truene o relampaguee, llega a mi casa para dejarme bonita, pero esta vez me dejó con el alma destrozada. Con una entereza y fe inquebrantables, a sus 32 años, y con tres hijos (…), quiere seguir viviendo. Toda ayuda es bienvenida», posteó en Facebook.

El número de teléfono de Emily es el 79047288, para donaciones, o servicios de maquillaje, su especialidad y arte.