En el oeste de Ucrania, familias regresan a sus hogares devastados por los bombardeos

La familia Trofimenko regresó a Irpin para encontrar una ciudad devastada.
La familia Trofimenko regresó a Irpin para encontrar una ciudad devastada. © Sami Boukhelifa / RFI


Mientras los combates se concentran en el este de Ucrania, en el oeste la situación ha vuelto a la calma. En Irpín, una ciudad cerrojo a la entrada de Kiev, se han producido intensos combates y la destrucción es inmensa. Los habitantes que habían huido comienzan a regresar y encuentran una ciudad en ruinas.

Con nuestros enviados especiales Murielle Paradon y Sami Boukhelifa



«Mira la casa de nuestros vecinos, está completamente destruida…». Yuri Trofimenko observa una casa reducida a un montón de ladrillos. Se considera afortunado. En el bombardeo de su barrio sólo volaron sus ventanas.

Regresó a Irpín hace sólo unos días con su familia tras huir de los combates a principios de marzo. Todavía tiene recuerdos vívidos de ello. «Cuando decidimos irnos, era muy peligroso por las explosiones y la destrucción. Nuestros hijos estaban sentados en el sótano mientras recogíamos nuestras cosas y nos íbamos. Fue muy duro emocionalmente”.

Irpín, la puerta de entrada de Kiev, fue destruida en gran parte. Hoy, los rusos han abandonado la zona. Las carreteras han sido despejadas, pero todo tiene que ser reconstruido. Y la vida está volviendo lentamente para la familia Trofimenko.

Esta imagen proporcionada por la Alcaldía de Irpin muestra al primer ministro canadiense Justin Trudeau, segundo por la derecha, hablando con el alcalde Oleksandr Markushyn, en el centro con una camiseta, en Irpin, Ucrania, el domingo 8 de mayo de 2022
Esta imagen proporcionada por la Alcaldía de Irpin muestra al primer ministro canadiense Justin Trudeau, segundo por la derecha, hablando con el alcalde Oleksandr Markushyn, en el centro con una camiseta, en Irpin, Ucrania, el domingo 8 de mayo de 2022 AP

Internet no ha vuelto

«De momento estoy de vacaciones porque no puedo trabajar: no tengo Internet en casa», dice Elena, la mujer de Yuri. «Podemos estar contentos, porque desde hace unos días tenemos electricidad. Antes de eso, se restablecieron el agua y el gas, y acaban de cambiarnos las ventanas. Sólo estamos esperando a Internet”.

Los cuatro hijos de la familia aún no han vuelto a la escuela. La guardería de los dos niños más pequeños fue destruida en un bombardeo.

Radio Francia Internacional