Exdirigente del Conamaq, sin abogado y sin plata ruega que se cierre el caso Fondo Indígena

Félix Becerra fue autoridad originaria del Conamaq, fue un líder crítico a Evo Morales, su posición le costó que le abran proceso por un caso, pese a que tiene todos los descargos pasó dos años en la cárcel y hace casi cinco años tiene detención domiciliaria en su comunidad.

Félix Becerra
Exjiliri apu mallku del Conamaq, Félix Becerra. Foto y videos: ANF

Fuente: ANF

El exjiliri apu mallku del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyo (Conamaq), Félix Becerra, apareció después de casi cinco años de permanecer en su territorio con detención domiciliaria, con temor a posibles represalias pidió que la Fiscalía y el Juzgado cierren su caso porque no existe evidencia que hubiera cometido algún delito en el Fondo Indígena.



Becerra era uno de los líderes indígenas críticos al entonces gobierno de Evo Morales, cuando explotó el caso Fondo Indígena en 2015, lo detuvieron y lo enviaron dos años al penal de San Pedro con detención preventiva, por un proyecto en el que era el representante legal, además junto a él Julia Ramos y Roberto Coraite.

Después logró obtener detención domiciliaria, tuvo que permanecer en su comunidad Challa Grande del ayllu Aransaya en el departamento de Cochabamba, dedicado a la producción de papa, aunque esa actividad no da para vivir, más aún con cinco hijos; por eso también se involucró en la artesanía para generar recursos económicos para mantener a su familia.

Tras la muerte del exdirector ejecutivo del Fondo Indígena, Marco Antonio Aramayo, sobre quien pesaban decenas de procesos, ahora el caso en el Fondo Indígena es contra “Elvira Parra y otros” y ya no contra “Antonio Aramayo y otros”, hace notar Becerra.

Pide que después de siete años se cierre su caso, “Tenemos todas las facturas como descargos. Estamos muchos años con preventiva, yo tengo domiciliaria. Nos perjudica (esta situación), encerrándonos en nuestros territorios”, declaró a la ANF Becerra.

“Pido, rogaría a las máximas autoridades que se cierre (mi caso), estuve detenido dos años”, sostuvo la exautoridad indígena. Insiste que el 2015 presentaron todas las facturas la lista de los beneficiarios del proyecto, por lo que ya no pueden continuar alargando sobre un proceso en el que no existe responsabilidad.

El proyecto aprobado era “Capacitación de Recursos Humanos Técnicos Productivos para el Fortalecimiento de las Organizaciones Nacionales CSUTB, CNMCIOB-BS, CONAMAQ, CIDOB” de enseñanza del idioma ruso, para becarios indígenas que seguirían estudios en Rusia.

Los tres responsables del proyecto denunciaron en la Fiscalía que la señora Elena Camargo, administradora del proyecto contratada por Daniel Zapata, entonces director del Fondo, habría recibido el dinero y presentado los descargos respectivos, por tanto, fue ésta persona quien administró directamente los recursos otorgados.

En su declaración, Becerra explica que el proyecto de los 56 mil bolivianos para la enseñanza del idioma ruso a 12 jóvenes indígenas del “Pacto de Unidad” ya había sido aprobado el año 2009, cuando él aún no era autoridad del CONAMAQ; a él solamente le tocó dar seguimiento a lo ya aprobado y establecido.

Sin embargo, pasa el tiempo y el caso sigue abierto lamenta Becerra, situación que le perjudica porque debe mantener la detención domiciliaria sin poder salir a buscar trabajo. Incluso este lunes reveló que no tiene ni abogado para continuar asumiendo su defensa.

“Nos ponemos tristes, nos preocupa la familia, ahora quieren las audiencias. Yo solo quiero que lleguen a la verdad. (…) No, no he podido trabajar, solo en mi territorio estoy con mi cultivo de papa”, comenta.

Becerra tiene 42 años y cinco hijos, por lo menos el mayor ya está en la Universidad Mayor de San Simón, su gran esperanza es sacar a todos sus hijos profesionales para que no enfrenten injusticias por ser gente del campo.

“Ese es mi objetivo, he visto muchas injusticias por eso quiero que estudien (mis hijos). Estoy animando a mis hijos (a que estudien). Un mayor que está en la universidad, porque en el campo con tantas injusticias, por esa razón mi hijo está estudiando”, sostuvo.

Becerra teme alguna represalia por sus declaraciones, porque siente que en el pasado hubo persecución, por esa razón no podían hablar, prefiere referirse solo a su caso y que sea la Fiscalía y la Justicia que definan la situación en los otros casos.

El líder indígena no tiene abogado, pidió la solidaridad de los profesionales para que le ayuden. Dijo que enfrentará la justicia, pero que no puede esperar que pase más tiempo porque ni siquiera tiene los recursos para seguir pendiente del caso.