Francia: continúa la misteriosa ola de pinchazos con agujas en discotecas y conciertos


Decenas de jóvenes dicen haber recibido pinchazos en discotecas, bares o en festivales en Francia que les provocó náuseas, vértigo o fuerte dolor, creando un clima de «psicosis», un fenómeno que investigan las autoridades.



Volvió a ocurrir este fin de semana. Esta vez fue en el sudeste, con dos casos confirmados en un bar de Montpellier el viernes y este domingo con una persona que salía de una discoteca y otras cinco en una sala de conciertos. Se suman a unos 60 episodios registrados por la policía en en Rennes y en Loire-Atlantique (oeste), en Hérault (sur), Isère, en Haute-Garonne, en Dordoña (suroeste).

Los testimonios de los jóvenes que se presentan en las comisarías y en los hospitales hablan de pinchazos, muestran la picadura y describen un malestar.

Eloïse Cornut, esteticista de 21 años, dijo haber sentido «sudores fríos, náuseas, escalofríos y vértigos» una noche al regresar de un bar en Nantes (oeste), a mediados de abril.

Al día siguiente, ya mejor, una de sus colegas le hizo notar en su brazo «un punto rojo rodeado de un azul de un centímetro de diámetro».

«Me hicieron un análisis de sangre (…) Aún debo esperar cinco semanas para hacerme la prueba de VIH. Eso me estresa mucho», dijo.

En Nantes, las autoridades saben de 45 hechos desde mediados de febrero. Ninguna prueba puso en evidencia la presencia de una droga u otras sustancias tóxicas, indicó el fiscal Renaud Gaudeul, precisando que no se han detenido sospechosos.

Los investigadores esperan resultados de análisis toxicológicos de casos en otras partes de Francia para ver si la sustancia administrada es la misma.

El fenómeno preocupa al Ministerio del Interior, que ha tuiteado un video preventivo para alentar a las víctimas hacer la denuncia correspondiente.

 

¿Jeringas o alfileres?

En Roanne (centro-este), una joven de 18 años que pidió el anonimato cuenta que un hombre le tocó un glúteo cuando entraba al baño de una discoteca. Al llegar a su casa se vio un hematoma alrededor de un punto rojo.

La fiscalía de Roanne abrió una investigación por «violencia» y administración de una sustancia nociva con premeditación», en tanto que médicos administraron a la joven tratamientos preventivos contra el VIH.

Las autoridades también iniciaron investigaciones tras denuncias de pinchazos en la apertura de la temporada de festivales de música en Printemps de Bourges.

«No sabemos si se trata de jeringas o de alfileres por ejemplo», dijo Agnès Bonjean, directora de gabinete del prefecto.

«Hay que hacerse pruebas»

«Fue muy doloroso», según Noemi, de 23 años, tocada en un muslo a mediados de abril en un club de Béziers (sur).

Trece denuncias fueron interpuestas en Béziers, doce de ellos en la noche del 17 al 18 de abril, indicó el fiscal Raphaël Balland.

La fiscalía de París aseguró que se abrieron seis investigaciones desde la semana pasada en la capital.

El fenómeno no es nuevo en Europa: en Reino Unido, hubo en otoño pasado una ola de testimonios de estudiantes drogados sin su conocimiento con inyecciones en centros nocturnos.

Fred Bladou, encargado de misión de la Asociación Aides contra el VIH, recuerda que en caso recibir un pinchazo hay que hacerse pruebas de sangre.

El presidente de la rama nocturna del principal sindicato de hostelería y grastonomía, Thierry Fontaine, denunció un «juego malsano y perverso» de misteriosos agresores que crean una «psicosis» entre los jóvenes.

Con informaciones de AFP y de la prensa regional francesa

Radio Francia Internacional