Fútbol Playa: Jugadores renuncian a la selección nacional a cinco días del inicio de la Copa América

El plantel se siente desatendido por la FBF, que no quiere dotarles de viáticos acordes a sus necesidades. Aclaran que su reclamo es para compensar los días que dejan a sus familias y sus respectivos trabajos con el riesgo de perderlos.
Carlos Jordan Paz

​Fuente: eldeber.com.bo

El plantel de 12 jugadores de la selección nacional de fútbol playa renunció a defender los colores del país en la Copa América de Paraguay por la desatención a sus requerimientos por la  Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

La medida fue tomada la mañana de este domingo y a cinco días del inicio del torneo que se realizará del 20 al 29 de mayo en Asunción con la participación de las diez selecciones de Sudamérica.

El portavoz del equipo nacional que entrena en la capital cruceña bajo la dirección técnica de Antonio Gigliotti fue Alejandro Zapata.

“Nuestra medida no es por plata. En esta selección hay jugadores con más de ocho años en esta disciplina y en la selección y jamás hemos recibido plata a cambio. No recibimos sueldo y no vivimos del fútbol playa. Siempre fue por amor a la camiseta. Nuestra familia y amigos cercanos lo saben. Lo preocupante es que todos dejamos nuestra familia y nuestros trabajo con el riesgo de perderlo, sin embargo la Federación ahora nos quiere dar viáticos rebajados, siendo que es nuestra única fuente de ingresos. No nos alcanza los 50 bolivianos que no quieren dar por día y con descuentos.  Lamentablemente no vamos a poder viajar y no lo hacemos por capricho o chantaje”, dijo Zapata.

 

Donald García, encargado del fútbol playa en el país, lamentó la decisión de seleccionados y culpó a Cristian Quiroga, director de Desarrollo Deportivo de la FBF por dejar mal parado al ente federativo ante la Conmebol, organizadora de la Copa América.

García informó que el presidente de la FBF, Fernando Costa, conoce el problema y por eso convocó a los jugadores a una reunión de emergencia que se hará en las próximas horas con el fin de solucionar el conflicto.