Gazprom cortó el suministro de gas a Países Bajos por negarse a pagar con rublos

El proveedor controlado por Putin ya hizo lo mismo en Polonia, Bulgaria y Finlandia. El esquema ideado por Rusia para esquivar las sanciones occidentales obliga a los clientes extranjeros a abrir dos cuentas especiales en Gazprombank

FOTO DE ARCHIVO: sobre el logotipo de Gazprom en esta ilustración tomada el 31 de enero de 2022 (REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración)FOTO DE ARCHIVO: sobre el logotipo de Gazprom en esta ilustración tomada el 31 de enero de 2022 (REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración)

 

Fuente: Infobae.com



El gigante gasístico ruso Gazprom confirmó este martes que ha cortado “por completo” el suministro de gas a Países Bajos por no haber pagado en rublos su factura de abril a través de la empresa GasTerra, informó la compañía.

“Gazprom ha cortado por completo el suministro de gas a GasTerra, de Países Bajos, por falta de pago en rublos”, escribió la empresa rusa en un breve mensaje en su cuenta de Telegram.

Gazprom ya cortó el gas a Polonia, Bulgaria y Finlandia por el mismo motivo.

La compañía explicó que, al final del día hábil del 30 de mayo, Gazprom Export no recibió el pago por los suministros de gas en abril de GasTerra de acuerdo con el decreto del presidente ruso del 31 de marzo, que obliga a las gasísticas de países “inamistosos” -entre ellos todos los miembros de la Unión Europea (UE)- a pagar en rublos por el gas ruso.

La estación de compresión de gas, una parte de la sección polaca del gasoducto Yamal que une Rusia con Europa occidental, que es propiedad de una empresa conjunta de Gazprom y PGNiG, pero que es operada por la empresa estatal polaca de transmisión de gas Gaz-System, se ve en Gabinek, cerca de Wloclawek, Polonia, el 23 de mayo de 2022.REUTERS/Kacper Pempel
La estación de compresión de gas, una parte de la sección polaca del gasoducto Yamal que une Rusia con Europa occidental, que es propiedad de una empresa conjunta de Gazprom y PGNiG, pero que es operada por la empresa estatal polaca de transmisión de gas Gaz-System, se ve en Gabinek, cerca de Wloclawek, Polonia, el 23 de mayo de 2022.REUTERS/Kacper Pempel

El esquema ideado por el mandatario de Rusia, Vladímir Putin, para esquivar las sanciones occidentales obliga a los clientes extranjeros a abrir dos cuentas especiales en Gazprombank.

En una deben ingresar el dinero por el gas ruso recibido en euros o dólares, que luego es convertido en rublos en la Bolsa de Moscú y transferido a la segunda cuenta en la divisa nacional de Rusia.

Gazprom recordó que “los pagos por el suministro de gas a partir del 1 de abril deben realizarse en rublos utilizando nuevos detalles, de los cuales se informó a los contratistas de manera oportuna”.

El comerciante de gas holandés GasTerra anunció la víspera que decidió no cumplir con esos requisitos y adelantó que Gazprom interrumpiría este martes el suministro de gas.

“GasTerra no aceptará las demandas de pago de Gazprom. Esto se debe a que hacerlo supondría el riesgo de infringir las sanciones impuestas por la UE y también porque existen demasiados riesgos financieros y operativos asociados con la transacción requerida”, señaló en un comunicado.

“En particular, la apertura de cuentas en Moscú bajo la ley rusa y su control por parte del régimen ruso representan un riesgo demasiado grande para la empresa de Groningen”, añadió.

El cese de suministro por parte de Gazprom supone que, de aquí al 1 de octubre, fecha en la que finaliza el contrato con la gasística rusa, no se entregarán aproximadamente 2.000 millones de metros cúbicos de gas contratado.

“GasTerra se ha anticipado a esto comprando gas a otros proveedores”, aseguró.

Agregó que ha instado repetidamente a Gazprom a respetar la estructura de pago acordada contractualmente y las obligaciones de suministro, pero fue en vano.

Frente a Países Bajos, Polonia, Bulgaria y Finlandia, que se niegan a aceptar el esquema de pago propuesto por Rusia, más de 20 empresas han abierto cuentas especiales en Gazprombank, entre ellos la italiana Eni, el consorcio alemán Uniper y la francesa Engie, según la agencia oficial TASS.

(Con información de EFE)