Gualberti a las autoridades: “No escatimen esfuerzos para que todo ciudadano tenga un trabajo digno y estable”

Durante la homilía dominical, el arzobispo felicitó a los trabajadores «por ser colaboradores de la obra creadora de Dios». La Iglesia celebra la jornada de la infancia misionera

Monseñor Sergio Gualberti durante la homilía dominical
Monseñor Sergio Gualberti durante la homilía dominical

Fuente: El Deber

Monseñor Sergio Gualberti presidió la celebración eucarística en la Basílica Menos San Lorenzo en la capital cruceña. Durante la homilía, dedicó unas palabras para celebrar el primero de mayo, fecha en que se festeja el Día Mundial del Trabajo. Además de orar por ellos, el arzobispo pidió también a las autoridades para que cuiden y generen trabajo digno.

«Autoridades, no escatimen esfuerzo para que todo ciudadano tenga un trabajo digno y estable (que aporte) en el sustento de su vida y la de su familia», señaló el prelado.



Dedicó unas palabras a los trabajadores, sobre todos a aquellos que confiesan la fe católica. «Los saludamos con gran aprecio a todos los trabajadores, oramos por ellos», destacó Gualberti.

E invitó para que «lleven su oficio con el gozo de ser colaboradores de la obra creadora de Dios». Monseñor alentó a los trabajadores a que se conviertan en «protagonistas en la construcción justa y fraterna donde prime el bien común y la oportunidad de una vida digna para todos» siguiendo el ejemplo de los apóstoles.

La fe, enfatizó Gualberti, sirve como una «señal certera para todos los creyentes» y un llamado para proclamar al «resucitado» con su mensaje. Esa misma fe en la vida debe ser «el criterio que debe prevalecer en todo conflicto y persecución».

A raíz de las lecturas bíblicas, el prelado resaltó la actitud de los apóstoles. «Anunciar a Cristo crucificado es denunciar a los que lo crucificaron», resalta el arzobispo de Santa Cruz. Los creyentes deben mostrar esa fe y confianza en Cristo resucitado pero «a menudo, en nuestra vida, de cada día  somos cristianos apáticos y temerosos», ramarcó.

Fieles a esa actitud, la Iglesia refleja «una verdad y una justicia, la de Dios, que no esta sometida al dictamen de los que tiene el poder de este mundo y que siguen asesinado víctimas y haciendo daño indiscriminadamente como hicieron con Jesús, manifestó Gualberti

La celebración eucarística contó con la participación de un grupo de niños y jóvenes representantes de la infancia misionera que celebran su día bajo el lema «pequeños pero grandes testigos del resucitado».

Fuente: El Deber